Alabanza, fama, ganancia y honor: las personas mienten por estas cosas…

El Bendito Buddha enseñó a sus discípulos a no sentir nada por estas cosas: las ganancias, los honores, la fama, el nombre y la alabanza. Porque por adquirir o conservar estas cosas, las personas que básicamente son buenas, después son capaces de mentir y engañar. Obviamente las personas deshonestas mienten y engañan por estas cosas y por otras, pero el Buddha observó –y esto todavía es cierto en nuestro tiempo– que una buena persona se vuelve deshonesta sólo por su deseo de ser alabado, o de obtener fama y renombre…

¡Amigos, horribles son las ganancias, los honores, la fama, el nombre y la alabanza! Como si pudieran cortar la parte externa de la piel, después a través de la parte interna, después a través de la carne, después a través de los tendones, hasta el mismo hueso. Habiendo cortado el hueso, llegan hasta la médula misma. Así de terrible en verdad, amigos, son la ganancia, el honor, la fama, el nombre y la alabanza… Son como arrojar bilis de puerco en la nariz de un perro loco… cosa agria, vil, torcida, mañosa, impedimentos para lograr esta incomparable seguridad contra el dominio.

Amigos, he conocido cierta persona aquí, cuya mente he penetrado con la mía y he descubierto que: ¡este monje venerable no sería capaz de decir deliberadamente una mentira incluso por el bien de su propia vida! Sin embargo, algún tiempo después, le veo diciendo deliberadamente una mentira, porque su mente fue dominada y obsesionada por la ganancia, el honor, la fama, el nombre y la alabanza. Así de destructivos son, amigos, la ganancia, el honor, la fama, el nombre y la alabanza, tan agrios, tan viles y tan obstructores de cualquier logro de una seguridad incomparable contra el dominio. Por lo tanto, amigos, deberéis entrenaros así: “Dejaremos atrás cualquier ganancia, honor, fama, nombre y alabanza que hayamos tenido, y no permitiremos que las ganancias, los honores, la fama, el nombre o las alabanzas que aún perduran continúen obsesionando y consumiendo nuestras mentes”. ¡Así deberíais entrenaros!

Samyutta Nikaya, II, 238.

¿Exagerado? Quizás. Si esto parece exagerado puede ser por dos cosas: o porque realmente lo es, o porque nuestro estilo de vida se ha degradado tanto en 2500 años que la perspectiva del Buddha nos parece demasiado estricta. Seguramente en un mundo donde la nieve es gris y el agua de los ríos turbia, la nieva blanca y el agua cristalina serán una exageración…

Hay algo que explica la rigurosidad del Bendito Buddha con respecto a este tema. La cuestión nuclear, esencial, de la perspectiva del Bienaventurado gira aquí en torno al asunto de la mentira, algo que para el Buddha no era una cuestión pequeña y sin importancia como para nosotros, gentes “modernas”. Es cierto que el Maestro dijo:

Porque la persona que transgrede en una única cosa, les digo, no hay mala acción que no sea capaz de hacer después. ¿Cuál única cosa? Ésta: decir una mentira deliberada.

La persona que miente,
que transgrede en esta única cosa,
trascendiendo su preocupación por el mundo del más allá…
no hay maldad
que esa persona no pueda cometer.

Itivuttaka 25.

La mentira es como las drogas. Se comienza con una pequeña mentira y la persona dice “no importa”, luego viene una mentira grande, luego un pequeño robo, luego un robo más grande, luego una infidelidad, luego un asesinato… Et cetera. Y si una persona no es capaz de controlarse en lo más pequeño (mentir), ¿será capaz de controlarse en lo más grande y peligroso?

estrella_fama11

Lee también mi lista de Referencias del Canon Pali para que verifiques por ti mismo de dónde provienen las afirmaciones que hago en este blog acerca del Buddha-Dhamma (abrirá en otra ventana):

> Referencias del Canon Pali.

________________________________

Buddhismo Theravada para principiantes en una sola página (abrirá en otra ventana):

> Buddhismo Theravada para principiantes.

Libros sobre Buddhismo y meditación para leer en línea o descargar en PDF:

El brillo de la vida.      El conocer sucede ahora.      Las cuatro nobles verdades.

La clave de la liberación.      Manteniendo presente la respiración.

El hombre que se llamaba a sí mismo Tathágata.

No Ajahn Chah.      Estrategia Noble.      En las palabras del Buddha.

Dhammapada.       Con cada respiración.       Cómo meditar.

La fortaleza interior.       Bases de la moral buddhista.

Buddhismo en pocas palabras.

Buena pregunta, buena respuesta.

Para leer en línea (catálogo de librosbudistas.com)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s