Inteligencia en la carta natal: Carl Gustav Jung y Albert Einstein

Un poco para continuar e ilustrar el tema del post anterior. Algunos ejemplos de personas reales inteligentes o muy inteligentes. Sólo una descripción muy general.

Carl Gustav Jung

El inventor del psicoanálisis moderno, discípulo de Sigmund Freud, escritor e investigador científico de la psique humana, el primero en descubrir patrones recurrentes en los sueños de personas de distinta nacionalidad, sexo y edad, y también el primero en examinar con mente abierta algunos sistemas de conocimiento no-científico como la astrología y el I Ching… Nació el 26 de julio de 1875 a las 7:32 pm en Kesswil, Suiza. Sus cuatro signos principales:

  • Sol en 3°18 de Leo
  • Luna en 15°30 de Tauro
  • Ascendente en 1°33 de Acuario. (Según otros el Ascendente es Capricornio.)
  • Nodo Lunar Norte en 11°43 de Aries.

Con Mercurio (13°46) y Venus (17°29) en conjunción en Cáncer tenemos una mente enfocada en el mundo interior de las personas, sus sueños, sus temores, las aguas profundas de la psique. Venus inserta en esta mente un cierto gusto por la belleza y la lujuria de las formas (un rasgo bien conocido por sus amigos íntimos). Cáncer no es un signo de aire ni tampoco un signo mental, pero esta conjunción Mercurio-Venus está en la casa VI, la de Virgo (un signo mental, aunque de tierra). Leo tampoco es un signo de aire pero este Sol en Leo está a menos de dos grados por encima del Descendente, es decir en casa VII, la de Libra (un signo de aire). Urano también está en Leo (14°45) en casa VII. Estos cuatro planetas en casa VI y VII forman el interés general de la escritura e investigación de Jung: son casas mentales de aire. El Sol en conjunción con el Descendente explica el interés absoluto de Jung por comprender a “los otros”, sobretodo a la pareja y al “enemigo”, al opositor (se dice que Jung demostró más madurez en su ruptura teórica con la escuela freudiana que la que mostró el mismo Freud, su ex-maestro).

Su Luna en 15°30 de Tauro hace sextil con el par Mercurio-Venus en Cáncer: la inteligencia discursiva (Mercurio) que le permitió escribir libros e investigaciones rigurosas trabajó mano a mano con la inteligencia lunar de la “intuición” que permite comprender el mundo de los sueños, de los símbolos y de los arquetipos (el inconsciente y el subconsciente humanos). Además, Urano desde casa VII está en trígono con Cabeza de Dragón en Aries y en sextil con Cola de Dragón en Libra: la innovación y la genialidad de su pensamiento revolucionario en psicología coincide con Urano como mediador entre el pasado (su subconsciente) y el futuro (su superconsciente). Esta cualidad uraniana que tocó los Nodos Lunares es lo que le da a la obra de Jung su capacidad de romper con el pasado y convertirse en un “antes y después” de la psicología como ciencia. Mercurio no recibe oposiciones ni cuadraturas de otros planetas pero sí hace cuadraturas con los Nodos Lunares: este es otro punto de articulación mental intensa entre el subconsciente y el superconsciente de la persona.

Otros comentarios. Con Júpiter en 23°47 de Libra y Saturno en 24°11 de Acuario, Jung tiene un Triángulo de Aire vacante [1] en Géminis: tránsitos planetarios por esa región (tercer decanato de Géminis) completan el Triángulo de Aire con trígonos hacia Júpiter y Saturno y oposición a Marte en Sagitario. El Ascendente “en estrés” es un fenómeno interesante (Nietzsche tiene su Ascendente “en estrés” entre Escorpio y Sagitario). Puede ser que Jung haya tenido el Ascendente en los últimos grados de Capricornio. Algunos ven su extravagante casa en forma de castillete y su vida (semi) lujosa como una marca de Ascendente en Capricornio, sin embargo, tal marca puede deberse también a la Luna y Plutón en Tauro o al Nodo Lunar Norte en casa II. Estoy dispuesto a admitir que el Ascendente de Jung haya estado realmente en los últimos grados de Capricornio, puesto que los Ascendentes “en estrés” otorgan la posibilidad de una gran versatilidad en la persona. Si este es el caso aquí, entonces Jung podía comportarse como un Capricornio o como un Acuario, dependiendo de las circunstancias. La lógica se extiende al Regente de la Carta: con un Ascendente en últimos de Capricornio la carta de Jung parecía tener dos regentes, Saturno y Urano. Las personas con este tipo de Ascendentes pueden escoger dos circuitos muy diferentes de energías para desenvolverse en el mundo, lo cual, como dije, les otorga una gran versatilidad. Jung podía entonces comportarse como un signo de aire (Acuario), por ejemplo cuando escribía sus libros), y como un signo de tierra (Capricornio) en su vida privada y laboral. Ambas opciones cuadran con la realidad: un Ascendente en Acuario (signo mental de aire) significaría que el Regente de la Carta es Urano (que está en Libra) y esto potencia todo el circuito mental de aire en la carta.

Venus y Mercurio en Cáncer y Luna en Tauro coinciden con un interés en todo lo terrestre y lo que es “de abajo”, lo ctónico, lo pagano. Ningún miedo o desprecio hacia las brujerías, las lujurias, la sensualidad, las religiones ancestrales indígenas, etc. Nodo Lunar Sur en casa VIII explica el interés en el ocultismo, la magia, el más allá, los oráculos y el mundo de los muertos:

> Psicoanálisis, paganismo y orgías: lo que no sabías de Carl Jung

Albert Einstein

El hombre que revolucionó el mundo de la física moderna con sus teorías sobre la relatividad general y especial y que abrió el camino para el poder atómica del núcleo del átomo, tiene un aspecto menos conocido por el público. Era más bien tímido, callado, amable, y siempre de buen humor. Tocaba el violín, paseaba en botes de vela y era adicto al tabaco. Incluso antes de que Hitler llegase al poder y comenzase la Segunda Gran Guerra, Einstein ya tenía cierta vena de político pacifista, siendo uno de los primeros ciudadanos europeos que abogaban por la Paz Mundial. Más tarde, sintiendo quizás algo de culpa por haber abierto el camino al inmenso poder del núcleo atómico (lo cual llevó a la bomba atómica y a más de 300 mil ciudadanos civiles japones asesinados en Hiroshima y Nagasaki), Albert Einstein intensificó su discurso político sobre la Paz Mundial y la necesidad de crear un Gobierno Mundial que la hiciera posible, discurso que ciertas élites políticas actuales desoyen por completo. Es también menos conocida su defensa de cierta espiritualidad y del budismo como verdadera religión universal, lo cual quizá lo apartan un poco del materialismo ateo panfletario que domina en los medios del presente… Nació el 14 de marzo de 1879 a las 11:30 am en Ulm, Baden-Württemberg, Alemania. Sus cuatro signos principales:

  • Sol en 23°30 de Piscis.
  • Luna en 14°31 de Sagitario.
  • Ascendente en 11°36 de Cáncer.
  • Nodo Lunar Norte en 2°43 de Acuario.

A veces se menciona la inusual habilidad de los nativos (por el Sol) de Piscis para la ciencia y el trabajo científico abstracto, pero en realidad esto no proviene de Piscis sino de Virgo. Recuérdese que el signo solar es un acoplamiento, una polaridad. El Sol de Einstein está en Piscis, pero su Punto de la Tierra [2] está 23°30 de Virgo. Todo su trabajo científico con lo infinitamente pequeño (los átomos) y con esas fórmulas matemáticas que los simples mortales no entendemos, no es el trabajo de su Sol en Piscis sino de su Tierra en Virgo. Lo que sí proviene de Piscis (y de su conjunción Quirón-Neptuno) es su gusto por el mar y los botes de vela, lo cual tenía un efecto sanador en él; su habilidad para tocar el violín (Piscis se relaciona con el arte, como ya explicamos cuando tratamos el par Venus-Neptuno en la nota anterior); y su espiritualidad profunda que no desprecia la religión sino que la integra en su pensamiento; e incluso su adicción al tabaco (no es rara la relación de Piscis con adicciones y sustancias estupefacientes).

Sorprende saber que Einstein no era muy bueno con las matemáticas durante su edad escolar. Esto coincide con su conjunción entre Mercurio (3°8) y Saturno (4°11) en Aries: Saturno desacelera todo lo que toca, pero si la persona lo decide y si tiene paciencia, Saturno con el tiempo otorga solidez y firmeza al planeta que toca. Así la mente de Einstein seguramente fluctuaba entre dos extremos cuando era muy joven: hiperactividad descontrolada (Mercurio en Aries) y momentos donde la mente se volvía lenta y pesada (la conjunción Saturno-Mercurio). Con el tiempo, y con Tierra en Virgo, Mercurio y Saturno rindieron frutos en su trabajo científico. Hay otro rasgo que amplía la fuerza mental de Virgo y de Acuario en Einstein: Urano en 1°17 de Virgo en oposición a Júpiter en 27°29 de Acuario. Este intercambio tenso entre dos gigantes lentos en signos mentales (uno de tierra y otro de aire) seguramente potenció el talento para el trabajo científico. Plutón en 24°43 de Tauro, haciendo cuadratura con Júpiter y con Urano, y sextil con Sol, fue el arquetipo que abrió la puerta a los secretos de la materia toda (Tauro). Tiene, además de Júpiter, el Nodo Norte en Acuario (facilidad para el trabajo científico revolucionario), y en conjunción con Marte (26°56 de Capricornio, que hace trígono con Plutón): le interesó la energía física de los cuerpos (Marte y Plutón) y apuntó en esa dirección (Nodo Norte). Es interesante que, así como Jung tiene a Urano en trígono y sextil con el eje nodal, Einstein tiene a Plutón en igual figura: y ambos tienen el planeta en cuestión con el trígono hacia el Nodo Norte.

Otros comentarios. El tema de la política y la religión lo veo en Einstein en su Sol en Piscis, aunque hay que ver también los tránsitos de su vida adulta. Un super-yo en Piscis puede sin duda alguna portar el interés por el tema de la paz mundial y la espiritualidad humana sin excluir la religión (o por lo menos incluir una). La conjunción Quirón-Neptuno pudo haber subrayado los temas de Piscis-Neptuno como centrales en una perspectiva global del ser humano sobre la Tierra. Sabemos que con el tiempo, y si la persona madura, los pensamientos y el comportamiento se van moviendo y estableciendo cada vez más en el Sol y el Regente de la Carta. Esto es en Einstein un movimiento de energía desde Virgo y Acuario hacia Piscis. Luna en Sagitario facilitó las varias mudanzas y movimientos físicos de Einstein durante su juventud, pero seguramente pudo aportar una visión idealista y optimista de las preocupaciones adultas en los últimos años de su vida.

Algunos de los rastros de Virgo y Piscis en Albert Einstein se ven aquí:

> 10 cosas que no sabías de Einstein

_______________________________

Notas

[1] Cuando veas un trígono en una carta natal, busca inmediatamente el tercer punto que completa el triángulo. Este triángulo con un vértice vacío es lo que yo llama “triángulo vacante”. Dibujar el triángulo con su vértice vacante en la carta natal ayuda a marcar un punto sensible en la estructura de la misma: un planeta en tránsito por el punto vacante completa y activa todo el triángulo, marcando un período de actividad positiva para el nativo. También otra persona que entre en asociación-relación con el nativo puede completar ese triángulo con uno de sus planetas. Esto coincide con relaciones positivas y productivas.

[2] El Punto de la Tierra es la antípoda exacta del Sol en una carta natal. La Tierra también es un planeta. ¿Dónde está la Tierra en la carta natal? Decimos que está en el centro de la carta, pero estando en el centro de la carta ningún planeta puede hacer aspectos hacia ella. Esto no es realista: esos aspectos existen y los ignoramos por completo. El Sol forma parte en realidad de un eje, el eje Sol-Tierra. El Sol no está realmente en un punto determinado del espacio sino que apunta hacia ese punto determinado del espacio. Hacia el lado opuesto está la Tierra apuntando al punto que está en oposición exacta con el Sol (porque la Tierra y el Sol siempre están en oposición). Ese punto es el Punto de la Tierra. Este Punto representa el cuerpo físico de la persona, el yo terrenal, todo lo que es bajo y sólido en nosotros. Hay un flujo de energía entre nuestro Sol y nuestro Punto de la Tierra: a veces nos comportamos como el signo del primero y a veces nos comportamos como el signo del segundo. Cuando las estrategias del signo solar no funcionan en determinadas situaciones, cambiamos inconscientemente a las estrategias del signo de la Tierra. Si eso tampoco funciona, entonces cambiamos hacia las estrategias del signo lunar o del Ascendente. Estos cambios de estrategia ocurren todo el tiempo entre todos estos puntos y las personas que no lo logran hacer sufren una rigidez patológica de comportamiento que no les permite adaptarse a la vida en sociedad.

Albert Einstein_se un solitario.

Anuncios