Preguntas, “el examen”, y mis respuestas (sobre chakras, astrología, tarot, cristianismo…)

De vez en cuando alguna persona me hace alguna pregunta, como para ver si uno sabe algo, como para ponerlo a uno a prueba… Es lo que yo llamo “el examen”. Tienen una opinión preconcebida acerca de la verdad y quieren que yo les confirme esa opinión, diciéndole que sí, que lo que ellos creen o lo que a ellos les gusta es la verdad. Y se decepcionan cuando mi respuesta se va en otra dirección.

Por ejemplo, un cierto budista me pregunta sobre tal tradición o tal “maestro”. Le digo que eso no es lo que yo sigo, o que me parece que hay algo sospechoso en esa tal “maestro”, o simplemente que no sé nada sobre esa tradición y que me siento satisfecho, contento que la tradición que yo sigo. Y entonces el budista que me hizo la pregunta se decepciona, porque no le estoy respondiendo lo que quiere escuchar.

O un cierto cristiano que me pregunta cuál creo yo que es el verdadero mensaje de Jesucristo y se decepciona cuando le digo que el verdadero mensaje de Jesucristo está contenido en cierta corriente o cierta secta que él particularmente opina que es totalmente herética y descartable. ¿Y si yo tengo la razón en este punto? ¿Y si realmente he descubierto cuál fue el verdadero mensaje de Jesucristo? No importa, porque las personas creen lo que quieren creer y la mayoría de las veces hacen preguntas sólo para juzgar al preguntado y para recibir alguna especie de confirmación.

Pero yo nunca fui así. Nunca podré ser así. Siempre respondí lo que realmente pensaba y siempre lo haré. Los que me preguntan estas cosas se sentirán decepcionadas y se alejarán con un mal sabor de boca… pero no puedo hacer nada. Sólo puedo ser 100% honesto, sincero, franco, y decir realmente lo que pienso. Y así es como he llegado a este punto en que, varias veces repruebo el llamado “examen”, porque no respondo lo que el examinador quiere escuchar. Esto siempre ha sido un problema con la humanidad: las personas quieren que la verdad sea esto o aquello, desean, necesitan que la verdad sea esto o aquello y no se detienen a pensar que la verdad verdadera es totalmente indiferente a los gustos de los seres humanos, a los deseos y necesidades psicológicas de las personas.

Así que, para resumir algunas de las respuestas que he dado en privado a preguntas que me han hecho repetidamente, las expongo aquí para poder responderlas por adelantado a todos aquellos que han querido hacerme “el examen”. Muchos dirán, leyendo estas respuestas u opiniones, que estoy completamente perdido o desconectado de la realidad o desviado de la verdad o poseído por alguna entidad oscura o lo que sea que sus prejuicios les sugiera… Pero como dije, no puedo hacer otra cosa, sólo ser sincero y responder con lo que realmente pienso. Recuerdo aquí también, y lo hago recordar a mis lectores, que uno tiene derecho a cambiar de opinión y que es posible que eso me ocurra.

Con respecto al uso de cristales y al tema de los chakras… ¿Realmente tienen alguna utilidad los cristales? Y los chakras, ¿son realmente importantes para el desarrollo espiritual? ¿Y la kundalini?

Puede ser que los cristales produzcan algún efecto de bienestar físico en la persona que los usa pero el tamaño del efecto es realmente muy pequeño. Es decir, es muy poco el beneficio que un cristal puede darte espiritualmente hablando. Los cristales son cosas físicas, al igual que el cuerpo, y es la mente la que tiene el poder. La espiritualidad y el desarrollo dependen de la mente más que del cuerpo o cualquier otro objeto físico. Una persona que cumple los cinco preceptos y que vigila su propio pensamiento, eliminando las tres raíces del mal y cultivando las tres raíces del bien, aunque nunca haya usado un cristal y aunque no tenga ni siquiera un pequeño dije de amatista (o lo que sea), tendrá una espiritualidad mil veces más profunda y desarrollada que una persona que vive rodeada de cristales y que se pone cristales en el cuerpo todos los días. No me creas. Compruébalo por ti mismo. Lamentablemente para comprobarlo necesitarás muchos años de observación e investigación de las dos opciones para poder contrastarlas y saber cuál  funciona mejor. Yo lo hice personalmente, y por eso me tomo el tiempo de explicarlo y exponerlo, para que otras personas que tienen confianza en el recorrido que uno ya hizo puedan ahorrarse ese tiempo, esa energía y esfuerzo y vayan directamente a lo que funciona. Entonces, no: no necesitas cristales para desarrollarte mental, moral y espiritualmente. El efecto de los cristales es muy pequeño y es netamente físico. Si los quieres usar, úsalos, pero son algo muy poco relevante, como el maquillaje o el perfume que algunas usan. No es lo que realmente te purifica o te equilibra.

Chakras
Chakras: supuestos centros de energía ubicados en el cuerpo. Esto pertenece al hinduismo, no al budismo. De dice que cada chakra tiene un color y un sonido asociado que es su mantra.

En cuanto a los chakras (como meditar con los chakras, purificarlos, etc), que también fue algo que practiqué durante varios años, descubrí que no tienen ninguna importancia para el desarrollo espiritual de la persona. Por eso el Buddha no los menciona ni enseña ninguna práctica para “alinear” chakras o purificarlos o ponerlos a girar. Todas estas prácticas construidas alrededor de los chakras son cosas de Nueva Era. Son muy bonitas y muy emocionantes pero es como irse por las ramas. En realidad no importa cómo están tus chakras si no te ocupas de lo que ocurre en tu mente, en vigilar y purificar lo que el Buddha llamó las tres puertas de la acción (kamma): tu pensamiento, tu palabra, y tus obras. Y pongo otra vez el caso de los cinco preceptos: una persona que está todo el tiempo “alineando” y purificando sus chakras, meditando con los chakras, viendo luces de colores, etc, pero que no cumple los cinco preceptos (o mejor aún, los ocho preceptos), será mucho menos desarrollada espiritualmente que una persona que cumple los preceptos pero que nunca se ocupa de sus chakras. Es mil veces más efectivo, más esencial, ocuparte de tus propios estados mentales y de tu conducta (para los cuales el Buddha nos enseñó los preceptos), que ocuparte en alinear tus chakras o purificarlos o hacer meditación de chakras. Aquí en Occidente las personas que se interesan en el Buddhismo se sorprende cuando uno les dice que esto de los chakras en realidad no es un tema buddhista: es algo que pasó del hinduismo esotérico a ciertas escuelas de buddhismo, pero en realidad el Buddha no enseñó nada sobre esto de los chakras o la kundalini. Son cosas que no están en la Religión del Buddha, no pertenecen realmente a la Religión-y-Filosofía del Buddha.

La respuesta es igual para las práctica de la kundalini y de movimiento de energías dentro del cuerpo. Todas estas cosas son mundanas, son físicas, son del cuerpo. Ninguna energía o fluido del cuerpo es espiritual o puro. El cuerpo no puede ser purificado. El cuerpo nace impuro y morirá impuro. Es mejor ocuparse de la mente. Y la kundalini no tiene en realidad ninguna importancia para la mente, en mi experiencia personal. En mi opinión personal, muchas personas pierden mucho tiempo en cosas que no tienen relevancia para el desarrollo o la purificación del ser.

Sobre esoterismo, alquimia, hermetismo, ocultismo, tarot, magia, ¿qué papel pueden tener en el Sendero Noble que conduce al Despertar?

En realidad, el papel de estas corrientes filosóficas es muy pequeño en relación con el Noble Sendero. Pueden ser doctrinas muy interesantes y puede haber verdades muy profundas en ellas, pero en general estas doctrinas se limitan a descripciones sobre el funcionamiento del mundo y no sobre cómo liberarse de la existencia mundana. Es lo mismo que le ha ocurrido a la astrología durante milenios. Son corrientes de pensamiento y de conocimiento que se limitan a describir los mecanismos de la realidad mundana, no se ocupan de la emancipación definitiva, de la liberación del samsára.

Se puede discutir mucho si acaso hay espiritualidad en el esoterismo, el ocultismo o en el hermetismo, o qué tipo de espiritualidad hay allí. Ciertamente hay algo de espiritualidad, pero como dije, en mi opinión la purificación y la liberación del ser son cosas que tienen que ver con aspectos más objetivos de la vida: cómo una piensa, cómo uno habla, cómo uno trata a los demás. El peligro del esoterismo, la alquimia, el hermetismo, el ocultismo y la magia, y de eso que ahora llaman “el misterio”, es que poseen un alto grado de glamour. Y este glamour tiene un efecto embriagante, intoxicante, en las personas. Las hace sentirse interesantes, profundas, como personas que están penetrando los misterios de la vida. Esto da una sensación de estar “elevado”, como cuando las personas se drogan. Es una sensación adictiva, excitante, y a largo plazo produce cierto complejo de superioridad. Lo sé por experiencia porque yo también pisé ese camino durante varios años.

Ojo del DhammaEn mi experiencia personal, ningún tipo de esoterismo, ocultismo, magia, hermetismo o gnosis tiene un efecto duradero y profundo en la espiritualidad de las personas, quizá porque, como dije, son doctrinas que se ocupan de descripciones del mundo y no de un camino que lleve fuera del mundo, a emanciparnos espiritualmente del mundo.

De mi período de estudio del hermetismo y del ocultismo me quedó cierto interés por el tarot. Es verdad que también me interesó mucho el tarot desde el punto de vista del arte. Siendo diseñador gráfico, no podía dejar de apreciar algo que influyó mucho en el desarrollo del diseño gráfico moderno tal como lo conocemos. Y todavía pienso que el tarot puede usarse como una herramienta para reflejar en símbolos lo que uno tiene en la mente, como un espejo que hace visible, en símbolos, los procesos mentales y morales que uno está viviendo. Pero en la práctica, cuando uno desarrolla la observación atenta de la propia mente con las técnicas que enseñó el Buddha, llega un momento en que uno puede ver todos estos procesos mentales, morales, espirituales u “ocultos” que están ocurriendo en tu vida y los puedes ver directamente en tu mente, utilizando tu mente como herramienta. Es lo que el Buddha llamó el Ojo del Dhamma. Cuando uno desarrolla esta visión y comprensión interior, consultarse las cartas resulta algo mucho más engorroso desde el punto de vista práctico. Es como la diferencia que hay entre ver una película en la televisión o tener que leer un resumen de la misma en una revista con algunos fotogramas de la película.

Mi versión a la derecha.
Reconstrucción gráfica de la carta La Fuerza (del Tarot Rider) que hice en el año 2005 cuando estaba aprendiendo a usar Photoshop.

 

Yo no digo que no estudien estas cosas (esoterismo, alquimia, etc). Es bueno estudiarlas, conocerlas, como algo de cultura general. En realidad estas cosas no son tan “ocultas” o “secretas” como la gente cree. Tienen mucha huella, mucha presencia en nuestras culturas y sociedades, en nuestros símbolos (como los colores de nuestras banderas). Lo que ocurre es que la gente no lo sabe. Incluso el tarot. Si quieren tenerlo y usarlo, no hay problema. Sólo digo que, como herramienta de conocimiento personal llega el momento en que se vuelve completamente innecesario cuando uno desarrolla la visión de introspección, el Ojo de la mente, porque uno llega al punto en que uno ve por uno mismo, desde dentro, todo el campo de la consciencia, el campo mental (náma) con todos sus elementos y sus corrientes, sus flujos, sus idas y venidas, etc. Yo a veces uso las cartas, como una o dos veces al año, nada más que para recordar viejos tiempos y disfrutar ese placer estético que ofrecen los diseños. Nunca las usé y nunca las uso para canalizar espíritus ni para “hacer brujería” ni nada de eso. Mi escuela de tarot siempre fue la de Rachel Pollack, una buena escuela de hecho bastante alejada del enfoque esotérico o hermético del tarot.

¿Y la astrología? ¿Realmente funciona?

Otro tema muy polémico que parte aguas. Para algunos la astrología es malévola, incluso algo satánico, para otros es la forma más elevada de espiritualidad, para otros es sólo un fraude, una pseudociencia, etc. En mi opinión, la astrología occidental basada en el zodíaco tropical está muy evolucionada y, habiéndola estudiado y probado en persona puede decir que realmente funciona como herramienta descriptiva de ciertos fenómenos. El problema es cómo interpretar esos fenómenos o qué lectura darles desde el punto de vista filosófico, epistemológico, ontológico o espiritual.

Para mi la astrología, por muy precisa y extraordinaria como lenguaje simbólico que puede ser, no es una doctrina espiritual. La astrología no contiene una ética propia o un sentido moral de la realidad. Y en ese sentido pienso que debe acompañarse de, e incluso arbitrarse su uso por medio de, alguna doctrina moral o ética que llene ese vacío en la astrología. Los planetas son cosas “mundanas”, cosas físicas, los signos son sectores del espacio. Todo esto es material, es mundano, es físico. No tratamos aquí de cosas espirituales. Los planetas y los signos no son espirituales, son mundanos como nosotros. Mi respuesta particular al problema del vacío ético o moral en la astrología ha sido crear una corriente o enfoque específico que yo llamo astrología kámmica. La astrología kámmica (palabra que viene del páli kamma, lo que nosotros llamamos karma) es una versión de la astrología moderna occidental mezclada o hermanada con la Doctrina o Religión del Buddha, tal como está registrada en el Canon Páli, que es el corpus escritural del Buddhismo Theraváda. Al combinar estas dos cosas mi propósito es corregir los errores que la llamada “astrología kármica” (muy popular en nuestros días) nacida de la llamada astrología humanista influida por la Teosofía, ha difundido de una manera un poco irreflexiva.

He escrito una nota, como para comenzar el asunto, sobre los principios de la astrología kámmica (abrirá en otra ventana):

> Principios de astrología kámmica.

El tema es polémico también porque en el Theraváda no es muy bien vista la astrología, e incluso es despreciada como una forma de superstición o engaño. Para explorar y entender este tema escribí el siguiente artículo (abrirá en otra ventana):

> Astrología y Theraváda. 

La idea de la astrología kámmica es principalmente utilizarla como una herramienta de auto conocimiento sin los engaños ideológicos que la Nueva Era y la Teosofía introdujeron en la astrología occidental a principios del siglo XX. Una herramienta para conocer el mecanismo del cuerpo-mente individual en relación con el kamma y cómo los planetas, los signos y la configuración astral de la persona no son más que una matriz de manifestación del kamma de la persona, siempre teniendo en mente que todo esto es un asunto mundano, un asunto físico, de energía físicas que no tienen nada que ver con un mundo espiritual o con un alma inmortal o con un destino divino fijado por un dios o un demonio, etc.

República Bolivariana de Venezuela_blog1.
Carta astral o astrograma de la República Bolivariana de Venezuela. Elaborado manualmente por mi para mis estudios de astrología social.

Con respecto al cristianismo, ¿cuál fue el verdadero mensaje de Jesucristo? ¿Está disponible todavía en nuestro tiempo ese mensaje?

Este es otro de los temas que decepciona mucho a los cristianos que leen mis artículos o que me contactan por mensajes privados para preguntarme esto. Lamentablemente no sé cómo “maquillar” la cuestión o dar una “respuesta diplomática”. En verdad en verdad pienso que todo el cristianismo que tenemos en la actualidad en el mundo no es realmente lo que enseñó Jesucristo. He leído la Biblia, he investigado las distintas formas de cristianismo, cómo evolucionaron, cómo se fundó la Iglesia primitiva, etc, y he llegado a la conclusión de que el verdadero mensaje de Jesucristo es la doctrina que quedó parcialmente conservada en los evangelios apócrifos, específicamente los evangelios séticos o gnósticos (ojo, este gnosticismo no tiene nada que ver con la Gnosis del presente).

La verdadera doctrina de Jesucristo fue perseguida y sus seguidores exterminados casi por completo por la misma Iglesia primitiva que luego se convirtió en la Iglesia Católica. Los únicos verdaderos cristianos, es decir, aquellos que conservaron las creencias séticas-gnósticas estuvieron activos en la secta de los cátaros o albigenses, los cuales fueron sistemáticamente exterminados por la Iglesia Católica entre los siglos XII y XIII (lo que nosotros conocemos como el Tribunal de la Santa Inquisición, se formó realmente con la llamada Cruzada Albigense, con esa tarea o misión de exterminar a los cátaros; ese fue el “ejercicio” con el cual la Santa Iglesia de Roma desarrolló todas sus técnicas diabólicas de holocausto y de tortura). Así que, el único grupo que realmente poseía la verdadera enseñanza de Jesús también fue finalmente eliminado por esa misma Iglesia que dice poseer el verdadero evangelio. En este momento, cualquier cristiano se escandaliza hasta la médula (y con razón) cuando uno le explica estas cosas. Es como decir que toda tu fe, toda tu creencia, estuvo siempre dirigida hacia el lado opuesto del que Jesús realmente señaló.

Lo más impresionante y lo más terrible de esta historia es que las doctrinas sostenidas por los cristianos en la actualidad (¡todos ellos!) son directamente contrarias a la verdadera doctrina de Jesucristo. Jesús dice en los evangelios apócrifos que la deidad que ha creado y que controla este universo en realidad es el Rebelde, el falso dios usurpador que no es el verdadero dios creador, y resulta que todos los cristianos en la actualidad adoran y veneran a ese mismo Espíritu Rebelde que ellos creen que es el dios verdadero. Para Jesús la materia y el mundo son prisiones creadas por el Demiurgo, el Espíritu Rebelde, el Falso Dios; para los cristianos en la actualidad (y desde el siglo III) la materia y el mundo fueron creados para uso del ser humano. Uno lee por ejemplo el Evangelio de Judas bajo esta luz o enfoque que estoy explicando y todo tiene sentido. Los especialistas se han devanado los sesos tratando de entender las afirmaciones tan oscuras y tan contradictorias de Jesús en los textos séticos, y finalmente unos pocos están comenzando a armar el rompecabezas perdido del verdadero cristianismo.

Aquí tengo que decir que todo esto es la descripción de la historia, de la verdad histórica. Para mi ni lo que está contenido en las Biblias actuales ni lo que está en los evangelios apócrifos es la verdad. No es mi fe, no es mi creencia. Pero reconozco que la doctrina contenida en los evangelios séticos realmente fue la creencia de Jesucristo, era lo que el creía, era su credo, su fe, su doctrina. Decir que eso es la verdad, eso es otra cosa. Por ejemplo, en los séticos encontramos el asunto de los Arcontes Astrales. Jesucristo los menciona y los describe como una especie de “espíritus-capitanes” que trabajan a las órdenes del Demiurgo, es decir del Dios Usurpador. Los Arcontes Astrales son los planetas astrológicos y Jesucristo enseñó a sus discípulos que uno debe romper las cadenas o las ataduras que los Arcontes Astrales ponen sobre nosotros en el momento de la concepción y del nacimiento. Esto es una doctrina espiritualista que considera nociva la influencia astral de los planetas. Algunas personas ya están conociendo este aspecto del gnosticismo sético y han desarrollado una aversión fanática contra la astrología: para estas personas la astrología es realmente diabólica.

Ahora, aunque yo no creo realmente en lo que Jesús creía, entiendo por qué vio a los planetas astrológicos o Arcontes Astrales como una influencia dañina, mundana, opresiva, que hay que trascender e incluso estoy de acuerdo con eso. Sin embargo, me gustaría que las personas entendieran que los Arcontes Astrales como tal no son espíritus con consciencia como lo creyó o lo dijo Jesucristo. Son entidades masivas de materia que no poseen intención ni consciencia, así como la Tierra también lo es. Sus influencias sobre nosotros no son más que la influencia que la materia del Sistema Solar ejerce en su mecanismo ciego, mecánico, inconsciente, sin intención, de crear “ventanas” de tiempo de probabilidad para la maduración del kamma. En ese sentido, y conectando esta idea con la Búsqueda Noble que nos impulsa hacia Lo Supremo (el Nibbána), es loable y un propósito elevado tratar de trascender la propia constitución astral y las influencias astrales como una manera de romper las cadenas que nos atan al samsára. Así, aunque no creamos en la existencia del Demiurgo o las características antropomórficas que Jesucristo vio en los Arcontes Astrales, podemos utilizar la astrología (especialmente la astrología kámmica) como una manera de estudiar todo el mecanismo de esta prisión cósmica que llamamos samsára.

Y es maravilloso cómo las cosas se sueltan y luego se conectan. Aunque los buddhistas no creemos en dios(es) ni en el estatus ontológico de los Arcontes Astrales, resulta que nuestra búsqueda del Nibbána y el esfuerzo que hacemos para emanciparnos del samsára es casi igual al propósito de la verdadera doctrina de Jesucristo de rechazar toda la mundanidad y tratar de trascender la existencia mundana. Sin quererlo o sin pensarlo, estamos haciendo más o menos lo mismo que enseñó Jesucristo en esos evangelios tan odiados por los poderes establecidos.

¿Teorías de conspiración, Nuevo Orden Mundial, illuminatis, reptilianos, conspiración judía…?

Tantas tonterías. Las personas están perdiendo contacto con la realidad. Yo sé que ha habido y hay algunas conspiraciones, pero los conspiranóicos se están perdiendo en medio de tantas fantasías. No hay ninguna conspiración para establecer un gobierno mundial, de hecho es todo lo contrario: la verdadera conjura de los poderes establecidos (élites económicas, políticas y militares) es precisamente EVITAR QUE SE FORMA UN GOBIERNO MUNDIAL, que sería el único poder político constituido que podría poner fin a los excesos y locuras del sistema neoliberal capitalista globalizado actual. Albert Einstein se ocupó toda su vida al ideal de la paz mundial y sugirió la idea de un gobierno internacional que supondría un equilibrio de poder para evitar guerras y pretensiones imperialistas de ciertos países, ¿y le han prestado atención a esta propuesta? Lo máximo que se ha logrado desde principios del siglo XX fue darle forma a la ONU y sin embargo tiene tantos defectos y es tan débil que los países más abusivos hacen con ella lo que les da la gana.

No, no hay ninguna conspiración para formar un gobierno mundial, lo que sí hay son maniobras, estrategias, planes, manipulaciones mediáticas, etc, para que no se forme ningún tipo de gobierno mundial o planetario, ni tampoco para reformar la ONU para que sea más efectiva y políticamente vinculante. Y así, en este “divide y vencerás” al que juegan ciertos gobiernos, en este desorden internacional que les conviene, manipulan las economías y utilizan la guerra como negocio mientras al mismo tiempo explotan los recursos del planeta de la manera más vulgar e incivilizada. Lamentablemente los partidarios de una supuesta conspiración judía para dominar el mundo le echan más leña al fuego, puesto que Einstein era judío. Así entorpecen aún más la comprensión de la necesidad urgente de un gobierno planetario que unifique a los pueblos de la Tierra y le ponga límites a las élites explotadoras destructivas.

Los iluminatis no existen, o si existen no tienen tanto poder como sus denunciantes afirman. Si esta sociedad secreta existiese aún, y si fuese tan poderosa como los conspiracionistas dicen, entonces Google no tendría que mostrarme más de 500 mil resultados para la búsqueda “conspiración iluminati”. Vean los números al día de hoy:

  • Conspiración iluminati: 513.000 resultados.
  • Nuevo Orden Mundial: 2.650.000 resultados.
  • Conspiración reptiliana: 41.900 resultados.
  • Illuminati: 14.100.000 resultados.
  • Reptilianos: 620.000 resultados.
  • Conjura judía: 190.000 resultados.

Y eso en españo: si buscan en inglés, en alemán, en francés, en ruso, etc, los números son mayores aún. Y cada día hay más blogs, artículos, libros, entrevistas y videos en YouTube sobre estas supuestas conspiraciones. El video “Famosos que son reptilianos” tiene 4.290.336 vistas al día de hoy. Las redes sociales arden, pululan con memes y fake news de todo tipo sobre estos temas… Incluso en la televisión hay programas dedicados a la supuesta conspiración iluminati y a los reptilianos. Hay una página que define ciertos rasgos de los reptilianos. Dice: “los reptilianos son poco amistosos, maniáticos y muy escépticos…” ¡Venga, pero así son todos los conspiracionistas que yo conozco! ¿Son entonces reptilianos las mismas personas que están denunciando el asunto?

¿No se supone que los poderes mediáticos deberían estar eliminando y ocultando toda esta información? Pero cada vez hay más y más. A veces yo incluso pienso que la intención es precisamente meterle miedo a la gente con estos cuentos. El miedo debilita la mente y ahora vemos cómo los conspiracionistas y los conspiranóicos tiemblan cada vez que ven un ojo o una pirámide o un obelisco.

reptilianos iluminatis conspiracion miedo

Sobre los reptilianos (esa supuesta raza extraterrestre que nos gobierna y esclaviza), estoy seguro que no existen. Todo esto de los iluminatis-reptilianos es un cuento que se formó en la mente de unas pocas personas llenas de miedo y ahora se ha convertido en todo un tema de culto y de fanatismo. Me gustaría en este sentido que leyeras el siguiente artículo:

> El mito moderno de los reptilianos-iluminatis.

No será un artículo muy popular, no tendrá tantas visitas como los artículos que difunden la mentira de la conspiración iluminati, pero es lo que pienso.

Otros temas… Nueva Era, Maestros Ascendidos, llama violeta, Gran Hermandad Blanca, Teosofía…

Tengo una serie de artículos dedicadas a las sectas fraudulentas de Nueva Era que difundieron (y todavía difunden) el culto a los Maestros Ascendidos, a la Gran Hermandad Blanca y la llama violeta… Puras tonterías, necedades, ficciones, fantasías:

> Mentiras de la Nueva Era: Maestros Ascendidos…

Sobre la Teosofía, otro de los grandes engaños de nuestro tiempo, estoy preparando una serie de artículos que comienza con éste, a modo de preámbulo:

> Las falacias de la Teosofía.

Creo que con todo esto ya quedamos, por ahora.

Gracias por la atención y el aprecio. Y recuerde: aunque no creamos en las mismas cosas y nuestras opiniones sean diferentes, en los temas que sea, aún así podemos vivir en armonía, respetarnos mutuamente, sin odio, sin desprecio, sin aversión. Un día somos esto o aquello y en la siguiente existencia todo cambia. Incluso en esta misma vida uno puede cambiar de opinión. No vale la pena entonces generar guerras, ataques, luchas, conflictos, golpes, sólo porque pensamos diferentes. Hay diversidad de pensamiento y debe haberlo, necesariamente. Yo particularmente no pretendo eliminar de la Tierra ninguna doctrina, ninguna religión, ninguna creencia, mucho menos eliminar a las personas que sostienen tales o cuales creencias u opiniones. Publico lo que publico sólo porque pienso que puede serle de utilidad a algunas personas que buscan la verdad y porque otras me preguntan directamente sobre estos temas. No hay aquí ningún rollo, ningún conflicto, ningún complejo de superioridad, ninguna discriminación, ni odio, ni desprecio, ni aversión. Sólo aceptación, respeto, aprecio a las personas, tolerancia y paciencia, mientras que nos ponemos de acuerdo en cuál es realmente la verdad.

Anuncios