(pre)juicios

¿Por qué los contactados llegan a sentir una presión psicológica tan grande que, consciente o inconscientemente, con el paso del tiempo, llegan incluso a falsificar “evidencias” de contacto para convencer a las masas? Me refiero por ejemplo al caso de Billy Meier, quien inicialmente sí tuvo un contacto verdadero pero quien después hizo maquetas de platillos voladores y las fotografió para hacerlas pasar por ovnis de verdad. Este contactado también fotografió la pantalla de su televisor durante un programa de música y después dijo que era una fotografía de una de las extraterrestres (Asket) que lo habían visitado. Según Meier, la fotografía fue tomada en el interior de un ovni. ¿No se le ocurrió a Meier pensar que si tomaba una captura de un programa de televisión, alguien eventualmente se daría cuenta? Digo, si quería engañar a las masas, lo más inteligente hubiera sido tomar la foto de una desconocida joven en alguna villa o pueblito desconocido, para que el engaño tardara lo más posible en salir a la luz. (Y te digo algo, apreciado lector, la verdad siempre, siempre sale a la luz. No importa con cuánta inteligencia se forje una mentira o un engaño: siempre, siempre, eventualmente se descubre.) Estos descuidos en el proceso del engaño nos hacen pensar que la intención de Meier no era engañar per se sino utilizar cualquier medio posible para hacer creíble una historia de contacto.

asket
Asket, la mujer “extraterrestre” de Billy Meier, en realidad una corista durante un programa de música presentado por televisión…

Pero no era sobre eso que quería escribir aquí. Quería poner en el aire la idea de que la presión psicológica que los contactados sufren durante años debido a la necesidad que tienen de convencer a las personas… esa presión los lleva a engañarse ellos mismos o engañar a otros, ya sea consciente o inconscientemente, ya sea con buenas o malas intenciones. Me interesa en este punto averiguar cómo romper esa presión psicológica, como hacerla añicos para que los contactados puedan decir nada más que la verdad y sólo la verdad, en la medida de lo posible. Y entonces llegué a la idea de que son los prejuicios y los juicios de los lectores, del público, y de las masas, los que crean esta presión psicológica tremenda en el contactado.

He recogido algunos de esos (pre)juicios, basándome en comentarios que he visto de personas reales publicados en videos de entrevistas a contactados (o presuntos contactados) y comentarios en redes sociales. Los he cambiado para no citar textualmente a nadie, y he añadido algunos otros de mi propio razonamiento, que deberían estar en esta vergonzosa lista de (pre)juicios. Dese cuenta, apreciado lector, que los prejuicios y los juicios de este tipo contienen generalmente algún absoluto (siempre, nunca, todos, nadie, en ningún lugar, etc), que es algo típico del pensamiento en “blanco-o-negro”:

  • “Una persona que no crea en viajes en el tiempo no puede ser un contactado. Todos sabemos que es posible viajar en el tiempo. Si una persona no lo cree, entonces no puede haber estado en contacto con extraterrestres buenos…”
  • “Una persona que no crea en dios no puede ser un contactado verdadero. Porque incluso los extraterrestres creen en dios…”
  • “Una persona que diga que el Libro de Urantia es un fraude no puede ser un verdadero contactado. Porque el Libro de Urantia es un libro revelado por extraterrestres a la humanidad, el más famoso de todos. ¿Cómo alguien pudo haber engañado a miles de personas durante décadas con un libro tan bien escrito?”
  • “Una persona que no sea vegetariana no puede ser un contactado, porque los extraterrestres buenos son todos vegetarianos. Si un extraterrestre es carnívoro u omnívoro, entonces en uno de los malos…”
  • “Una persona que no crea en una chispa divina no puede ser un contactado: todos los extraterrestres dicen que tenemos una chispa divina. Es una verdad universal. Los que no lo dicen son los malos del universo.”
  • “Una persona que sea bisexual u homosexual no puede ser un contactado porque esos comportamientos son antinaturales y no puede ser que los extraterrestre buenos y avanzados se pongan en contacto con los terrícolas degenerados e inmorales.”
  • “Un contactado que no presente evidencias de contacto (objetos, marcas, fotos de ovnis o de los tripulantes) no es realmente un contactado. Sin evidencias tangibles todo es mentira.”
  • “Un contactado verdadero no puede estar a favor del socialismo o del comunismo. Todos en la Tierra sabemos que el comunismo y el socialismo son malos. No puede ser posible que alguna civilización extraterrestre avanzada sea socialista o comunista.”
  • “No puede ser que un contactado no crea en la existencia de los illuminatis, reptilianos, el planeta Nibiru, los Anunnakis, la Tierra hueca, los dos soles, la luna hueca, etc, etc… Todo el que no crea en estas cosas es un borrego, una marioneta ciega controlada por el sistema… Y si los extraterrestres son avanzados y muy civilizados, ¿por qué se pondrían en contacto con los borregos de la humanidad?”
  • “Un contactado verdadero no puede ser un conservador católico, o un judío practicante, mucho menos un musulmán… Aquí todos sabemos que las religiones tradicionales fueron creadas para engañar y controlar al hombre, para mantenerlo en un estado de ignorancia… No puede ser que los extraterrestres buenos y avanzados se pongan en contacto con la gente más engañada y retrógrada de la Tierra.”

Ahora, ponga todos estos (pre)juicios juntos y dese cuenta de que es imposible que una persona evada todas estas características al mismo tiempo. Es decir, ¿cuáles son las probabilidades de que una persona sea católica conservadora, homosexual, comunista/socialista, carnívora/omnívora, sin creencia en chispa divina, en viajes en el tiempo, etc, todo lo anterior al mismo tiempo? Y entonces, ¿cuál de todos esos (pre)juicios es “la verdad”? ¿A quién le hacemos caso? ¿Pueden efectivamente las masas determinar, en su variedad y diversidad de pensamiento, cultura, fe, preferencias, en su incoherencia esencial, el perfil ideal de un contactado? No, no pueden.

Una inteligencia superior ha escogido a algunas personas para transmitir un mensaje. Esa inteligencia superior conoce y maneja el concepto de libertad de pensamiento y de credo religioso. Esa inteligencia superior está tan libre de estos prejuicios tan típicos de la persona humana de hoy que necesariamente ha escogido personas de todo tipo de creencias políticas, religiosas y filosóficas, excepto personas –es mi opinión– que se adhieren a creencias e ideologías realmente dañinas como el nazismo, el militarismo, la explotación de los pobres, el racismo, etc. Y aún así Ellos, en su sabiduría y capacidad de retar la necesidad humana de crecer, es posible que contacten a alguien de esas corrientes para instigarlo a reflexionar y cambiar su postura. ¿Puede ser que Ellos se pongan en contacto con alguien carnívoro para hacerlo cambiar de dieta? Sí, pero eso no negará el hecho del contacto. De manera que un contactado efectivamente puede ser un carnívoro al momento del contacto. Pero también puede ser que Ellos no tengan ningún interés en cambiar eso en esa persona en particular. ¿Puede ser que Ellos se pongan en contacto con un creyente de una religión tradicional para retarlo o cuestionar sus creencias particulares? Sí, puede ser. Pero eso ne negará el hecho del contacto, y además puede ser que Ellos no estén interesados en la creencia religiosa de un contactado específico. Estos son los pensamientos que derriban los prejuicios mencionados arriba.

Lo que quiero, apreciado lector, es que te analices y te preguntes si posees algunos de estos (pre)juicios o alguno otro que no haya yo mencionado. Pregúntate si tu línea de pensamientos, tu línea de argumentos, es realmente racional, o si se basa en un miedo, un displacer, un disgusto, un desagrado, en algo emocional o irracional, como algo que te ocurrió en tu infancia, o algo que te hizo un vecino, o algo que vista en la televisión sobre un país X. Pregúntate si es justo que creas que un contactado no debe ser de tal o de cual manera, o pensar o creer de tal o de cual manera. Pregúntate si acaso no es posible que tú estés equivocado sobre ese (pre)juicio en particular y que el contactado efectivamente tenga razón al no creer en determinadas cosas (como los viajes en el tiempo o los Maestros Ascendidos o la chispa divina), o al negar la veracidad de otras (como el Libro de Urantia o las teorías de Sitchin e Icke). Pregúntate si acaso el contacto efectivamente tiene la misión de retar tu propio sistema de creencias, tus propias opiniones sobre cosas particulares de ciencia, historia, tecnología, espíritu o religión. Pregúntate si acaso Ellos, en su sabiduría, escogieron a determinadas personas para retar indirectamente a las masas a cambiar su forma de pensar y de opinar sobre determinadas cosas de la vida, sobre cosas que popularmente se han visto como cosas malas (el socialismo, el comunismo, la liberalidad sexual, etc). Pregúntate por qué una persona X tiene que cambiar para adaptarse a tu parecer, para poder recibir el título de “contactado”, mientras tú no cambias absolutamente nada en tu propia mente y manera de vivir.

A los contactados siempre le preguntan si tienen alguna evidencia física de la experiencia de contacto. Las personas quieren creer en algo ciegamente. Quieren ver una foto, un objeto, una evidencia física para no tener que pensar y analizar, investigar, comparar, estudiar… No quieren utilizar el cerebro. No quieren ser retados intelectual y espiritualmente. Hablo muy en general. Hablo del “hombre masa”. Quieren ver algo, una foto, un objeto, y decir: “ah, sí está diciendo la verdad. Ahora sí le creo…”. Y entonces otros vendrán y dirán, con razón o sin ella, que la susodicha prueba es falsa, es fabricada. Y entonces volvemos otra vez al círculo vicioso de la presión psicológica de las masas, del público, y la frustración psicológica, aun más fuerte, de haber presentado pruebas y que las personas no crean.

Quiero que nos cuestionemos, que nos retemos a nosotros mismos. Que nos critiquemos constructivamente, que nos transformemos positivamente. Las pruebas físicas servirán sólo a aquellos que ya están dispuestos a creer automáticamente, que no quieren hacer la tarea de estudiar, investigar, pensar por sí mismos. No queremos formar nuevas sectas de creyentes automáticos ni iniciar nuevas religiones. Queremos activar la capacidad del ser humano de retarse a sí mismo, de cuestionar sus creencias y opiniones, de cambiar algunas cosas del estilo de vida… Queremos incluso acabar con viejos paradigmas, destruir prejuicios tontos. Queremos darle la vuelta a ciertas “verdades absolutas”, a ciertos puntos de vista.

Sin todo eso, la experiencia de contacto con Ellos carece totalmente de valor y de utilidad.

Cuidar y proteger a todos
los seres vivos en la Tierra.
Cuidar y proteger la Tierra.
Detener todo conflicto bélico.
Detener toda guerra.
Crear un estado de paz mundial
permanente e irreversible en la Tierra.
Dejar de usar la tecnología
para el mal, para el asesinato.
Valorar y respetar la vida.

Sobre la corista extraterrestre de Billy Meier lea (abrirá en otra ventana):

Las pleyadianas de Billy Meier… resultaron ser coristas de un grupo llamado “The Golddiggers” que acompañaban a Dean Martin en sus shows.