Jambudipa: La Tierra de la Pomalaca

Pomalaca.
Pomalaca, pomarrosa, manzana de agua, manzana de montaña…

Amigos, ¿conocen esta fruta? Se llama pomalaca, pomarrosa, manzana de agua, manzana de montaña, manzana malaya, etc. De hecho, la palabra pomalaca proviene de “pom-malaca”, que significa “manzana malaya” ya que su árbol se extendió por casi todos los países tropicales del mundo traído en barcos por los portugueses o los franceses desde Malasia [Malaca].

El árbol de la pomarrosa era tan conocido en la antigua India en los tiempos del Buddha que esa región era conocida como Jambudipa, es decir, “Tierra de la Pomarrosa”. Así es. La India no se llamaba India, se llamaba “País de la Pomarrosa” o “Tierra de la Pomalaca”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Flor de la pomalaca

En el Canon Páli hay algunos discursos donde se dice que el Buddha se sentó a meditar a los pies del árbol de la pomarrosa, por ejemplo cuando era todavía un niño viviendo en los palacios de su padre el rey; en una ocasión, sentado bajo un árbol de pomalaca, el príncipe Siddhattha tuvo su primera experiencia meditativa espontánea. Y seguramente muchas veces el Buddha y sus monjes y monjas comieron esta fruta. En el jardín de la casa donde vivo tenemos dos árboles de pomalaca. Cada vez que los veo y cada vez que como su fruto, pienso en el Buddha y en que estoy comiendo la misma fruta que el Despierto comió muchas veces. ¡Es increíble! Es un maravilloso recordatorio que borra las barreras del tiempo y de la distancia.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Un llamado de alerta

Siempre que tengo la oportunidad de escribir sobre el cambio climático lo hago. Desde hace algunos años he venido observando el cambio que los árboles de pomalaca vienen sufriendo en mi país. Los árboles comienzan a dar flores en épocas del año que no le corresponde. Y a veces las flores se convierten en un fruto pequeño que no llega a madurar completamente. Otras veces, cuando ocurre la temporada en que el árbol se supone debe dar fruto, ocurre que todo el proceso se detiene, y las flores y los frutos comienzan a caer antes de tiempo.

Todo esto es producto de la alteración de las estaciones tradicionales de lluvia, de sequía y de frío que antes se deban sin alteración en este país (Venezuela). La temperatura del aire, la humedad, los niveles de lluvia, son los indicadores ambientales que le “dicen” a la planta cuándo florecer. Si las condiciones de lluvia y temperatura no se mantienen el tiempo de una estación completa, la planta interrumpe se proceso de floración y de maduración de sus frutos. El resultado es que los árboles “se vuelven locos” y es como si no supieran cuándo florecer. Y cuando florecen y dan frutos, la maduración de los frutos se interrumpe porque el ambiente no le da suficiente lluvia a la planta. El mismo fenómeno lo he visto en dos árboles de naranja que tenemos en el patio trasero de la casa. En el caso de las naranjas, cuando la temporada de lluvia se interrumpe, las naranjas crecen sin jugo, como si estuvieran rellenas de cartón.

Yo supongo que el mismo fenómeno debe estar ocurriendo en otros países del trópico de la Tierra, pero puede ser que no sea así porque los otros segmentos del trópico tienen otras condiciones que nosotros no tenemos. En África tengo entendido que el desierto Sahara tiene una gran influencia sobre el clima en los países africanos tropicales. En en el sur asiático tienen el fenómeno de los monzones, que afortunadamente dan lluvia suficiente a las plantaciones para crecer y madurar. En Venezuela no tenemos monzones y tenemos en el norte una barrera natural (el mar Caribe) que no nos da ni nos quita mucho.

Obviamente estos trastornos del clima tienen que ver con el cambio climático. Hace unos días encontré esta noticia sobre la desaparición de los glaciares en Venezuela y dije: “bueno, por lo menos no estoy imaginando lo que estoy viendo”…

> Venezuela será el primer país que perderá todos sus glaciares

¿Qué sucederá a largo plazo? Estoy seguro, y esto casi lo digo como una profecía… estoy seguro que la alteración de las estaciones tradicionales seguirá ocurriendo. Vendrá el momento en que lluvia, sequía, calor y frío ocurrirán sin concierto alguna en cualquier mes del año. De la lluvia abundante pasaremos a la siguiente semana a un calor abrasador sin lluvia y sin humedad, y de un día frío y seco pasaremos a uno caliente y húmedo. Las plantas ya no sabrán cuándo florecer y dar fruto. Comenzarán a florecer sin terminar el proceso. Llegará un momento en que ninguna flor llegue a convertirse en fruto y entonces tendremos que crear invernaderos masivos para poder plantar y cosechar frutas. ¡La labor agronómica para producir frutos se complicará inmensamente!

Los países por sobre los trópicos están sufriendo el cambio climático de otra manera. Ha habido tormentas súbitas de nieve y de granizo en ciudades de Norteamérica y Europa donde no ocurría eso desde hace siglos o milenios. También hay oleadas súbitas de calor extremo y de frío extremo que están matando gente y animales en Norteamérica, en Europa y en el norte de Asia. En poco tiempo, créanme, caerá nieve en ciudades del trópico donde nunca ha caído nieve, y regiones por encima y por debajo de los trópicos tendrán climas tropicales durante una parte del año. Y cuando todo esto avance aún más, llegará el momento en que ningún lugar de la Tierra tendrá un clima estable y estaciones tradicionales: lloverá algunos días y habrá sequía la siguiente semana y caerá nieve y granizo un día y otro día habrá calor extremo. Todos los ecosistemas se alterarán y se fundirán en uno solo. Los hielos de los círculos polares norte y sur se derretirán completamente y comenzará a crecer vegetación en la Antártida.

Y en vez de prepararse para estos cambios mortales que vendrán en el futuro próximo, los países poderosos del mundo, como tontos sordos y necios, gastan toda su energía y su dinero en guerras y luchas de poder…

Anuncios