La meditación puede proteger al cerebro contra la pérdida de materia gris

EE.UU – En un estudio conducido por la Emory University los científicos encontraron el año pasado que los meditadores de larga data no pierden materia gris en sus cerebros con el envejecimiento en la manera en que la mayoría de la gente lo hace, implicando que la meditación podría tener un efecto neuro-protector.

Aunque las personas pierden neuronas o materia gris y tienen más problemas de concentración a medida que envejecen, los investigadores de Emory descubrieron que esto no era cierto en los practicantes de Zen.

“Lo que vimos en los meditadores fue sin duda alguna una línea derecha [en los gráficos]”, dijo Milos Cekic, un miembro del equipo de investigación de Emory. “No hubo decrecimiento con la edad en el volumen de materia gris de los sujetos estudiados”. De hecho, el efecto de la meditación en la materia gris fue más pronunciado en el putamen, una estructura cerebral ligada a la atención. “No podemos afirmar que la meditación causalmente previene la muerte celular, pero sí observamos en nuestra muestra de estudio que los meditadores asiduos no tuvieron una pérdida de materia gris con la edad,” dijo Cekic.

corteza_cerebral_ilustracion
Ilustración que muestra dónde se ubica la materia gris (también llamada sustancia gris) en el cerebro humano.

Otros estudios recientes mientras tanto reportaron que los practicantes de la meditación de penetración mental (vipassana) tienen evidentemente tejido más grueso en la corteza prefrontal (la región del cerebro responsable de la atención y el control) y que los monjes tibetanos experimentados que practican meditación de compasión generan ondas gamma extraordinariamente fuertes en sus cerebros.

La investigadora de la Universidad de Harvard Sara Lazar tituló encabezados en 2005 cuando reportó que practicantes occidentales de meditación vipassana –un estado de conscientización de no-juicio de la experiencia del momento presente que es similar a la meditación Zen– tienen notablemente un tejido más grueso en sus cortezas prefrontales y en la insula, en comparación con los que no meditan.

Lazar llevó a cabo escaneos de resonancia magnética funcional (fMRI) en 20 meditadores expertos y en 15 sujetos de control que no tenían experiencia en meditación. Su experimento estableció la primera evidencia concreta que vincula la práctica de la meditación con la estructura cerebral modificada. “Lo bueno de estudiar la estructura del cerebro es que es algo sólido,” dijo la experta. “No se trata de estudiar el desempeño de una tarea. Es el cerebro.”

Las diferencias más grandes fueron observadas entre el tejido cortical de los meditadores y de los sujetos de control que estaban en sus años 40s y 50s, dijo la experta, mientras que la insula –que integra el procesamiento sensorial– era más gruesa en meditadores de todas las edades.

Andrew Newberg, un investigador de la Universidad de Pennsylvania que ha conducido escaneos cerebrales en monjes tibetanos mientras meditaban, cree que la ciencia muestra que la meditación funciona. “La evidencia abrumadora es que la meditación tiene beneficios,” dijo. “Si la meditación hace que tu mente sea más clara y te ayuda en enfocar mejor tu atención, debería ayudarte.”

Publicado originalmente en inglés en la revista Awaken N° 14 (Mayo-agosto del 2009), página 39. Versión en castellano de Ramón Morales Castel.

Origen de la imagen: http://www.curiosoando.com/que-es-la-sustancia-gris

Anuncios