Mentiras de la Nueva Era: Maestros Ascendidos, nuevos dioses, nuevas falacias. Parte 9.

Los siguientes son artículos de opinión y como tal pueden ser negados, criticados, contradichos y contraargumentados. Invitamos al lector a investigar por su cuenta las referencias, las afirmaciones y las fuentes de este artículo, para que compruebe por sí mismo la veracidad de este asunto.

________________________________________

Mentiras de la Nueva Era:
Maestros Ascendidos, nuevos dioses, nuevas falacias.

Parte 9

El racismo de la Gran Hermandad Blanca
Las razas exóticas de Madame Blavatsky

Madame Blavatsky.
Madame Petrovna Blavatsky.

La Gran Hermandad Blanca es una presunta organización secreta de seres inmortales con supuestos poderes sobrenaturales llamados Maestros Ascendidos. Algunos humanos mortales también forman parte de esta organización clandestina: los chelas (discípulos) de los maestros y los mensajeros oficiales de la Hermandad [1]. Los primeros reportes de la existencia de esta Hermandad se remontan a los libros de Madame Elena Petrovna Blavatskaya, ocultista y clarividente rusa, cofundadora de la Teosofía en el siglo XIX. Esta enigmática mujer fue la primera en describir a los primeros Maestros Ascendidos que se dieron a conocer, sus nombres y parte de sus biografías [2]. Madame Blavatsky aseguraba que ellos se ponían en contacto con ella telepáticamente y por medio de esta capacidad dictaban sus enseñanzas.

Madame Blavatsky nunca dio evidencias de la existencia de sus amigos invisibles. Según ella, ellos se hacían invisibles a voluntad y tenían escondites secretos en los cuales “vivían” ocultándose de los mortales. La Gran Hermandad Blanca existe (supuestamente) desde hace miles de años y su presunta misión es velar por el desarrollo espiritual del ser humano en la Tierra [3].

Blavatsky y sus maestros.
En esta fotografía, muy probablemente retocada por medios artísticos como se solía hacer hasta principios del siglo XX, vemos sentada a Madame Blavatsky. Detrás, los presuntos maestros que se ponían en contacto con ella.

Los maestros que supuestamente se ponían en contacto con la Blavatskaya no eran rubios. Eran morenos (esto es piel blanca, cabellos negros o castaños), con ojos oscuros o claros. ¿Por qué entonces después aparecerían tantos Maestros Ascendidos rubios? ¿Por qué no hubo desde el principio un Maestro Ascendido negro? Madame Blavatsky era rusa. El objetivo de sus libros y enseñanzas eran los lectores europeos y luego los ingleses viviendo en la India. Este simple hecho del contexto explica por qué sus maestros no eran rubios: durante el siglo XIX en Europa todavía reinaba el exotismo que el romanticismo había hecho popular durante el siglo anterior. Ese exotismo exigía siempre mostrar ciertas razas subasiáticas y subsemíticas como algo fascinante, pero nunca incluir la raza negra, que para la Europa del momento era una raza de categoría inferior. En ese momento el antisemitismo ya era más o menos fuerte en Europa, pero como el propósito del ocultismo teosófico era unificar teóricamente las principales religiones mayoritarias, es casi seguro que Madame Blavatsky no participase de ese antisemitismo. El resultado: el maestro Morya parece descender de alguna subrama persa o mestiza hindú; Djwhal Kul y Koot Hoomi parecen descender de familias semíticas o árabes; y Saint Germain representaba los tipos no caucásicos de Europa, los blancos rusos eslavos y los morenos del este de Europa, que eran los más familiares para Madame Blavatsky, y los más exóticos para los lectores románticos del momento [4].

La Gran Hermandad Rubia

Unos treinta o cuarenta años después de la fama inicial de la Blavatskaya, brotaron la Actividad Yo Soy en Estados Unidos y el Puente a la Libertad, durante la primera mitad del siglo XX. En ese entonces, a principio de siglo, EE.UU mostraba grandes simpatías con las corrientes antisemitas europeas, y un poco más tarde con las teorías racistas de los nazis. Tanto así que cuando Charles Chaplin publicó su película “El Gran Dictador” en EE.UU, en la que directamente se burla de Hitler mediante críticas mordaces, el genial comediante de origen inglés fue expulsado de EE.UU. Este ambiente antisemita y racista fue el que dio origen a la gran cantidad de Maestros Ascendidos de raza caucásica. Incluso aquellos maestros que habían sido descritos como morenos (el mismísimo Saint Germain, por ejemplo), sufrió una sospechosa transformación racial que ahora lo muestra como un tipo rubio con ojos color violeta (una rarísima mutación genética). Los lectores de la Actividad Yo Soy y del Puente a la Libertad ya no eran los románticos cosmopolitas europeos del siglo XIX de Madame Blavatsky. Los lectores de estos nuevos movimientos eran ahora estadounidenses y europeos racistas, chauvinistas y antisemitas que emergieron como pólvora alrededor de la dictadura de Hitler en Alemania. En este contexto histórico, la Gran Hermandad Blanca se perfiló como una organización racista donde no había ni siquiera un Maestro Ascendido de raza negra o indígena, las razas que en EE.UU y Europa se consideraban inferiores, incluso más inferiores que la raza judía.

Mentiras de la Nueva Era_racismo Saint Germain.

Mentiras de la Nueva Era_Maitreya rubio.
Maitreya, Buda del futuro, ¿rubio?

El racismo de la Gran Hermandad Blanca (es decir, de los mensajeros que la inventaron), no sólo cambió la apariencia del Maestro Saint Germain, sino incluso la del Maestro Jesús. La Actividad Yo Soy de la mano de Guy y Edna Ballard, quienes fueron los encargados de convertir en rubio al Maestro Saint Germain, hicieron lo mismo con el Maestro Jesús. No sólo eso, sino que además los relatos de los Ballards sobre la instrucción que recibieron de la Gran Hermandad Blanca contienen abundantes descripciones de maestros rubios (incluso aquellos que viven en retiros en Asia). El racismo de los Ballards llega hasta el extremo de afirmar que los habitantes de la Atlántida eran rubios y que las razas alienígenas que provinieron desde Venus [5] a la Tierra también eran del tipo caucásico. Así fue como personajes como Sanat Kumara, comenzaron a ser retratados como tipos rubios con ojos azules o verdes. Los únicos maestros que no pudieron ser transformados a la raza caucásica (al principio) son aquellos que usurpan la identidad de los íconos religiosos orientales: Buda, Kwan Yin, Confucio, Maitreya. Sin embargo, el racismo de la Nueva Era es tan recalcitrante, que incluso este último (Maitreya), se ha “aparecido” más recientemente con apariencia de rubio. Falta poco para que Kwan Yin (la tradicional diosa china de la compasión) se aparezca como Michelle Pfeifer y el mismísimo Buda como un musculoso Leonardo di Caprio…

Mentiras de la Nueva Era_racismo maestro Jesús.

El racismo y el antisemitismo pasan de moda

Después del desastre de la Segunda Guerra Mundial y del Holocausto nazi, en EE.UU y Europa comenzaron a darse cuenta de lo ridículas que eran las teorías racistas del nazismo [6]. Muchos también comprendieron, releyendo los libros de la Blavatskaya, que una hermandad espiritual no podía contener trazas de racismo y de antisemitismo: si la misión de la Gran Hermandad Blanca era el desarrollo espiritual y la integración de la humanidad, entonces esas huellas de racismo y de antisemitismo en las enseñanzas hacían quedar mal a los mensajeros y a los Maestros Ascendidos. Es un tema fascinante investigar cuál fue el primer “mensajero” que inventó un Maestro Ascendido negro o de raza indígena. Hasta donde tengo conocimiento del tema, fueron Mark y Elizabeth Clare Prophet (los fundadores de las infames Summit Lighthouse y de Church Universal And Triumphant) los que descubrieron la inconveniencia de una Gran Hermandad Blanca racista y antisemita. Los Prophets inventaron al Maestro Ascendido Afra, supuesto representante espiritual del continente africano. ¡Vaya! ¡Cuánta originalidad!

Mentiras de la Nueva Era_racismo Gran Hermandad Blanca.

Extrañamente el Maestro Afra nunca llegó a ser tan popular. En un país donde el racismo es un prejuicio duro de matar, los chelas prefieren Maestros Ascendidos rubios. Cuando los chelas quieren ser racistas, no hay nada que los detenga. Además, la Iglesia Universal y Triunfante de Elizabeth Clare Prophet se ha visto envuelta en tantos escándalos y demandas legales que ya hay varios “mensajeros” y grupos de la Nueva Era afirmando que los Prophets fueron falsos profetas que desvirtuaron las verdaderas enseñanzas de la Gran Hermandad Blanca, diseminando mucha información falsa sobre los maestros [7]. En el mundo de los Maestros Ascendidos nada es seguro: no puedes saber nunca con certeza cómo luce un maestro determinado, no puedes saber cuál es su nombre real o cómo se escribe, no puedes saber cuáles son sus mensajeros oficiales y cuáles son los mensajeros falsos.

El racismo de la Nueva Era no pasa de moda

No obstante, es natural llegar a la conclusión de que el racismo no es una moda para los grupos de Nueva Era, sino uno más de sus ingredientes doctrinales principales [8]. Madame Blavatsky nunca habla de un Comando Galáctico, ni de armas nucleares, ni de ADN, ni de extraterrestres “grises”. ¿Saben qué hubiera sido interesante? Que los Maestros Ascendidos hayan transmitido a través de Madame Blavatsky alguna advertencia sobre la bomba atómica, o algún detalle científico sobre la naturaleza del electrón o sobre el ADN. Pero los maestros de Blavatsky no enseñaron nada de eso simplemente porque esas realidades no se conocían todavía en el siglo XIX. Curiosamente los Maestros Ascendidos enseñan sólo aquello que muy humanamente está dentro del horizonte epistemológico del mensajero o de la mensajera. La conclusión más obvia: los Maestros Ascendidos son inventos de los mensajeros. Ahora que los extraterrestres están de moda, los canalizadores de los maestros hablan de un comando galáctico y de extraterrestres buenos y malvados [9]. Pero la mayoría de los miembros de la Gran Hermandad Blanca siguen siendo rubios con ojos azules o verdes. Hay que darle al comprador lo que el comprador prefiere comprar…

Mentiras de la Nueva Era_racismo Gran Hermandad Blanca rubia.

Mentiras de la Nueva Era_racismo de la Nueva Era.

Las preguntas más importantes

Algunos lectores me preguntan cuáles son las pruebas que yo tengo para demostrar que los Maestros Ascendidos no existen. Si no les parece suficiente todo lo que he expuesto en esta serie de artículos (nueve hasta aquí), seguiré explicando mis pruebas. Nada debería detenerme, porque si los supuestos Maestros o sus mensajeros intentasen detenerme, entonces quedaría demostrado que son personas intolerantes, despóticas, que no aceptan que un simple mortal como yo tenga sus propias opiniones. ¿Es eso lo que busca la Gran Hermandad Blanca? ¿Una sociedad al estilo 1984 [10], donde los Maestros son el Gran Hermano que nos vigila y nos castiga si nos atrevemos a practicar un poco de librepensamiento y de libertad de expresión? Esa no sería una sociedad para nada espiritual. Y si existiese una organización clandestina con esa misión, no cabría dudas de que se trata de una organización terrorista, racista y con motivos maquiavélicos.

Pero hagámonos las preguntas más importantes:

  • ¿Por qué la mayoría de los Maestros Ascendidos son rubios?
  • ¿Por qué el Maestro Afra apareció tanto tiempo después del primer presunto contacto de los Mahatmas?
  • ¿Por qué los seres humanos se vuelven rubios cuando ascienden espiritualmente?
  • ¿Acaso tiene raza el espíritu?
  • Y si el espíritu tiene raza (idea absurda) [11], ¿por qué la raza mayoritaria de la Presencia YO SOY es la raza caucásica?

Todas estas no son preguntas diabólicas. Son preguntas de sentido común. Ustedes pueden investigar este tema por ustedes mismos. Yo ya logré mi propia conclusión. Diré como Nietzsche… Cuando veo este asunto de la Gran Hermandad Blanca, de los Maestros Ascendidos y de sus “mensajeros”, lo que veo es todo humano, demasiado humano… [12]

maestros ascendidos2.
Ahora que los mensajeros y canalizadores están conscientes del racismo de los grupos de la Nueva Era, han comenzado a incorporar otras razas y etnias a sus álbumes de barajitas de los Maestros Ascendidos. A medida que el público critica a la Gran Hermandad Blanca, ésta se va adaptando a los exigencias del momento como toda empresa llevada a cabo por seres humanos mortales, que siempre necesitan la aprobación del público y el dinero de los adeptos… No hay nada divino en todo esto. Todo esto es simplemente humano, demasiado humano…

___________________________________________

Notas (febrero de 2016)

1. Primer punto sospechoso tratado en esta serie de artículos es el hecho de que nunca podemos saber quién son realmente los mensajeros oficiales acreditados de esta supuesta hermandad secreta. No hay un consenso entre las personas que se arrogan ese título para ellas mismas: cada una de ellas dice ser el o la mensajera verdadera, desacreditando a los otros que afirman lo mismo.

2. Segundo punto sospechoso sobre este tema de la Gran Hermandad Blanca: no hay coherencia testimonial sobre el nombre exacto de los supuestos maestros, sus biografías y su apariencia física. Cada “mensajero” de la Gran Hermandad Blanca dice algo diferente al respecto.

3. Otro punto importante que he expuesto es el hecho de que esta supuesta hermandad nunca ha tenido contacto oficial con alguna organización internacional o algún gobierno o entidad pública o privada. No es creíble que una hermandad mundial milenaria dedicada al avance espiritual de TODA la humanidad sea tan elusiva, no mostrando absolutamente ninguna prueba creíble de su existencia (ni siquiera una carta enviada a la ONU), a parte de la masa incoherente de dictados y comunicados que han publicado los “mensajeros”.

4. Lo que hago en este párrafo, y en este número de esta serie de artículos, es utilizar el contexto social del “mensajero” para explicar por qué los “maestros” de su momento históricos tenían tal o cual apariencia física. El “mensajero” siempre actúa limitadamente de acuerdo a lo que su entorno social le ha inculcado o impuesto. Esto explica el racismo de la Nueva Era posterior a la época teosófica (esto es, durante la primera mitad del siglo XX). Sin embargo, para los que quieren creer ciega e irracionalmente en este culto, estas diferencias de la apariencia física entre los “maestros” desde el siglo XIX hasta el presente, “demuestra” que la Gran Hermandad Blanca no es racista y que efectivamente hay Maestros Ascendidos de todas las razas y orígenes. Para nosotros que vemos el asunto desde un punto de vista objetivo, racional, esa “demostración” no existe sino que es consecuencia de las diferentes tendencias sociales a las que cada “mensajero” obedeció, consciente o inconscientemente, en su momento.

5. En ese momento histórico era atractiva y verosímil la idea de que Venus fuera un planeta habitable como la Tierra. Los “mensajeros” de los maestros ascendidos se apropiaron de esa idea haciendo que Venus fuera el origen de la humanidad y de la civilización superior en la Tierra.

6. Quisiera pensar que este “darse cuenta” es un hecho total o masivo, pero lamentablemente no es así. Incluso hoy mismo en Europa y en Estados Unidos de Norteamérica hay todavía remanentes políticos del racismo nazi. Como he escrito en otras partes, este racismo de la primera mitad del siglo XX occidental se trasluce también en otros grupos de la Nueva Era, por ejemplo en el Libro de Urantia (escrito por estadounidenses y publicado en 1955), un monumental ejemplo de fraude racista desde la primera página hasta la última.

7. Este modus operandi de los grupos de Nuera Era en su conjunto es muy útil: cuando alguien perteneciente a un grupo dice o hace algo que se ve mal, los otros grupos lo tachan de “falso mensajero”, fraude, etc. Así, los diversos grupos de la New Age se desmienten y se desacreditan entre sí mientras creen demostrarle a sus seguidores que sólo ellos son los que están en la verdad.

8. Suena como algo errado hablar de componentes doctrinales cuando ya hemos dicho que no hay coherencia doctrinal entre todos los grupos de la Nueva Era. Pero esos componentes existen y funcionan dentro del marco de cada subgrupo o tendencia específica. Yo he detectado otros componentes generales: el elitismo (algunos grupos de Nueva Era son grupos aislados de snobs y supuestas élites intelectuales o de estilo de vida), el materialismo (muchos grupos de Nuera Era hablan de espiritualidad pero practican el culto al dinero y a la riquezas materiales), la superficialidad (muchos de estos grupos parecen ser profundos en sus ideologías pero en realidad sólo buscan la belleza física y el confort material), el aislacionismo (muchos de estos grupos se apartan de la sociedad y se desentienden de cualquier lucha social o política de su entorno), entre otros. Por eso hemos dicho que la Nueva Era fracasó escandalosamente en su objetivo inicial: en vez de elevar la consciencia de las personas, las ha devuelto a los viejos malos hábitos espirituales de siempre: el elitismo es un complejo de superioridad de un grupos, el materialismo es el viejo antivalor de toda espiritualidad verdadera, la superficialidad sirve de base para la indolencia y la insensibilidad a cuestiones sociales, el aislacionismo divide a las personas en la misma manera en que las religiones tradicionales lo hacen, de manera que la New Age en su conjunto no ha logrado para nada aportar a la humanidad algo nuevo y mejor que las religiones mundiales tradicionales.

9. Hay discursos de Elizabeth Clare Prophet donde los “maestros” hablan de los ovnis y de los extraterrestres grises y de la necesidad que los humanos tienen de protegerse contra estos artefactos voladores y sus tripulantes. Me refiero al asunto de las abducciones (que se reportaron en casos de miles) y a los experimentos médicos realizados sin el consentimiento de ciudadanos estadounidenses. Esos discursos “anti ovnis” se dieron en medio de ese ataque sistemático, ocurrido durante una o dos décadas, que los Estados Unidos de Norteamérica sufrió a mano de los llamados extraterrestres grises. Hubiera sido interesante que la Gran Hermandad Blanca hubiese advertido sobre esto una o dos décadas antes, para que la población tuviera la oportunidad de defenderse. Mejor aún: hubiera sido sabio y humano que la Gran Hermandad Blanca hubiera protegido a la Tierra de dicho ataque extraterrestre. Pero no lo hizo simplemente porque dicha organización no existe.

10. Me refiero a la novela 1984, de George Orwell.

11. La idea de que el espíritu deba tener una raza particular es absurda porque se supone que el espíritu está más allá de las limitaciones de la carne y del cuerpo. Se supone que es una realidad que transciende lo material. En ese sentido, los supuestos espíritus superiores podrían escoger cualquier raza para manifestarse temporalmente ante los humanos y no exclusivamente la raza caucásica. Es más: si los maestros ascendidos son tan sabios y la Gran Hermandad Blanca es tan universal e iluminada, se habrían dado cuenta que era un error presentarse ante la humanidad en cuerpos de raza caucásica porque eso habría dado precisamente la impresión de racismo y favoritismo.

12. Este es el final de la serie de artículos publicados en el 2009. Sin embargo, para darle un final positivo al asunto he decidido escribir un último artículo centrado en la idea de darle a los seguidores de la Nueva Era una alternativa más constructiva y más real a este culto de seres inexistentes.

______________________________________

Mentiras de la Nueva Era: Maestros Ascendidos, nuevos dioses, nuevas falacias:

Parte 1.  Parte 2.  Parte 3.  Parte 4.  Parte 5.  Parte 6.  Parte 7.  Parte 8.

Toda la serie en PDF:

Mentiras de la Nueva Era_Maestros Ascendidos nuevos dioses nuevas falacias.

Lea también:

La Dictadura Psíquica de los Ballards, la infame “Actividad YO SOY” y sus Maestros Asesinos.

La llama violeta de la irresponsabilidad espiritual.

Anuncios