Contemplación y meditación sobre los elementos

12472302_968343513285083_8922174745354299745_n

El Buddha a su hijo Ráhula:

Desarrolla una mente imperturbable como los elementos

Ráhula, desarrolla una mente como la tierra. Entonces el contacto del agrado y del desagrado surgidos no obsesionarán tu mente… Ráhula, sobre la tierra son arrojados tanto lo puro como lo impuro: heces, orina, saliva, pus, sangre, pero la tierra no detesta nada de esto… Incluso y exactamente de esta manera, haz tu mente estable como la tierra.

Ráhula, desarrolla una mente como el agua. Entonces el contacto del placer y del dolor surgidos no capturarán tu mente. Ráhula, con el agua tanto lo puro como lo impuro son lavados… Lavados con agua son las heces, la orina, la saliva, el pus y la sangre, sin embargo el agua no detesta nada de esto… Incluso así haz que tu mente sea fluida y adaptable como el agua.

Ráhula, desarrolla una mente como el fuego. Entonces el contacto con cualquier atracción y aversión surgidos no consumirán ni se aferrarán a tu mente… Ráhula, el fuego quema tanto lo puro como lo impuro: heces, orina, saliva, pus y sangre, sin embargo el fuego no desprecia nada de esto… De la misma manera refina la mente y conviértela en un instrumento que sea como un fuego purificador y todo-consumidor.

Ráhula, desarrolla una mente similar al espacio. Entonces el contacto de la delicia y de la frustración surgidos no se agarrarán ni permanecerán en tu mente. El espacio no se asienta en ninguna parte… De manera similar haz tu mente no-asentada y no-establecida, como el espacio abierto. Cuando expandes la mente como el espacio, el contacto del deleite y la frustración no serán capaz ni de dominar ni de obsesionar tu mente.

Majjhima Nikáya 62.

Anuncios