Legalizar el aborto no es un signo de desarrollo cultural

A veces quisiera apartarme y dejar de pensar en el desastre que los seres humanos hacen en este mundo y con este mundo. Y que sólo por decir una opinión, todo se convierte en una lucha de algún tipo… Y así tenemos que vivir en medio de luchas y guerras de todo tipo: frías y calientes, convencionales y no-convencionales, ideológicas, culturales, simbólicas, espirituales… de todo tipo y en todos los flancos. Es una fastidio y una precariedad constante. Y que las mujeres lo ataquen a uno sólo por opinar de una manera diferente. Y no se dan cuenta que una cosa es el feminismo y otra cosa es el “hembrismo”, esta nueva manera de ser de las mujeres que es equivalente al machismo y que debería ser igualmente rechazada que el machismo. Yo no soy machista, pero tampoco soy hembrista. Soy serhumanista: para mí más importante que un género es el hecho de que todos somos seres humanos.

¿Y por qué puedo pensar en todo esto? Porque pude nacer. Por eso. Mi madre no decidió abortar cuando me tenía en su vientre. ¡Qué injusto que sólo los que hemos nacido tenemos derecho a opinar sobre el aborto! Aquellos que por causa del aborto no podrán nacer, no tendrán ni voz ni voto sobre sus propias vidas. ¡La crueldad más grande! Nunca entenderé, por muchos argumentos que me pongan, que el aborto es bueno y que debe legalizarse. No me refiero a los casos en que es racional hacerlo, como cuando el feto no está vivo o cuando la vida de la madre corre peligro. Pero eso es una cosa. El mayor número de abortos que se hacen en el mundo no caen en esa categoría. Seamos honestos. Seamos sinceros. ¿Queremos legalizar el aborto realmente porque es un problema de salud pública o queremos legalizarlo para que las condiciones de vida de la mujer sean más fáciles a costa de otros esfuerzos que no se están haciendo?

El aborto es un asesinato y nunca estaré de acuerdo con un asesinato de ningún tipo.

Fíjense en este argumento de las feministas a favor del aborto. Ellas dicen: hay que legalizar el aborto porque de todas maneras las mujeres lo hacen, sea legal o no. Bien, ¿legalizaremos también todas las otras formas de asesinato, porque de todas maneras las personas lo hacen? ¿Legalizaremos las formas de fraude y de robo, porque de todas maneras las personas lo hacen? ¿Legalizaremos todo tipo de acto terrorista, de violación y acoso sexual, de maltrato infantil, de esclavitud y explotación y trabajo forzado, porque de todas maneras las personas lo hacen? ¿Legalizaremos el consumo de todo tipo de drogas nocivas y de delitos ambientales, porque de todas maneras las personas lo hacen? ¿Legalizaremos todo lo que causa daño porque de todas maneras las personas lo hacen? ¿Ves la irracionalidad y la mediocridad pírrica de ese argumento?

¿Por qué no pueden ver que el aborto no es un supuesto derecho a la vida de la mujer sino la posibilidad de muerte legalizada de un ser humano que no ha nacido? Si no estoy a favor del aborto no es porque estoy en contra de la mujer (que no lo estoy) sino porque estoy a favor del ser humano. Y ser humano es más importante, más real, más substancial, más necesario que ser hombre o ser mujer. Primero eres ser humano, antes que hombre o mujer o intersexual o transgénero o lo que sea. Los métodos anticonceptivos y la educación no matan a nadie. La abstinencia sexual no mata a nadie. La masturbación y el sexo interfemoral no matan a nadie. Hay tantas opciones, tantos métodos que se le pueden enseñar a los jóvenes, ¿por qué escoger lo más dañino?

aborto asesinatoOjalá las mujeres entiendan en todo el mundo que legalizar el aborto no es un signo de desarrollo cultural y de evolución de la sociedad: todo lo contrario. La legalización del asesinato del feto es un signo de atraso cultural y social, típico de nuestros tiempos “modernos”, un signo de involución social que es degradante para la vida, que maltrata la vida, que trata la vida como algo desechable, como algo que uno produce descuidadamente y luego bota. Ojalá puedan ver que el aborto legalizado denigrará a la mujer como ser humano, como madre, y como persona. Estoy hablando en términos espirituales, en términos morales y mentales.

Ojalá puedan ver que opinar y protestar y oponerse y argumentar y todo lo demás es posible gracias a que pudieron nacer, gracias a que sus madres no decidieron interrumpir el embarazo. ¡Y qué comportamiento tan lamentable e ingrato es quitarle a otros seres la oportunidad de vida que uno mismo ha tenido y disfrutado!

proteger la celula viva2.

Buscando información sobre las falacias que se esgrimen a favor del aborto, he conseguido muy buenos artículos. En general las personas pro-aborto dicen que los argumentos contra el aborto están motivados por la fe o la religión y que por tanto son irracionales. Pero lea usted el siguiente artículo, donde se caen ocho argumentos pro-aborto supuestamente racionales o “científicos” (abrirá en otra ventana):

> Argumentos a favor y en contra del aborto.

…y piense cuántas veces nos han repetido esos mismos argumentos una y otra vez como una mentira que se quiere volver verdad de tanto repetirla. Yo no encuentro en ese artículo ningún “argumento de fe” o dogma religioso, sólo cifras y estadísticas de la realidad real. Hay otro documento que muestra más racionalidad y ciencia que los argumentos pro-aborto que todos oímos sin cesar (abrirá en otra ventana):

> Las preguntas y respuestas acerca del aborto (PDF).

Tampoco encuentro en ese documento un contenido irracional motivado por un credo o una religión. De hecho, cuando uno escucha la argumentación pro-aborto, parece haber en ella más creencia y dogma ciego que otra cosa, si bien no de naturaleza religiosa. La introducción de ese documento es excelente:

Para cambiar las opiniones y las actitudes, los que luchan en favor de la vida deben entablar discusiones educadas con los que están al favor del aborto legal, y obligar al lado pro-aborto a que expliquen y justifiquen sus creencias.

Los que están al favor del aborto legal tienen que demostrar que los nonatos o no están vivos o no son seres humanos; o tienen que probar que aunque sí son seres humanos con vida, no merecen la protección por alguna razón principal. Estar continuamente repitiendo palabras vacías como “elección,” “libertad reproductiva,” y “derechos fundamentales” no son argumentos razonados.

Los que luchan a favor de la vida tienen que superar esta retórica, y desafiar a los oponentes a que entablen discusiones inteligentes y bien pensadas.

Es muy significativo además que se juzgue la postura pro-vida como una característica de países subdesarrollados y de personas irracionales o ignorantes. Es cierto que el aborto tiende a ser legal en los llamados países “desarrollados” (así, con comillas), pero también tiende a serlo el porte de armas (que facilita tantas muertes anuales en la población civil), el consumo de drogas dudosamente inocuas o medicinales, y el “derecho” instituido de contaminar la Tierra a favor de la producción económica y el “progreso” de la humanidad. Vemos entonces aquí un patrón de comportamiento anti-vida, un comportamiento social con el cual la postura pro-aborto guarda sin duda alguna una relación de coherencia irrefutable.

situacion juridica del aborto en distintos paises.

Fuente de la imagen superior:

https://es.wikipedia.org/wiki/Debate_sobre_el_aborto

Anuncios