Palabras y astrología

La astrología ha sido tan influyente a lo largo de los siglos que muchas de las expresiones que usamos provienen directamente de la astrología. Ahora las personas utilizan diariamente estas expresiones pero no saben de donde provienen realmente. He aquí alguna de ellas:

Considerar (de considerare, y éste de cons-sidereo o cons-sider), significa “estudiar las estrellas” o “la observación de los astros” o “examen conjunto de las estrellas”. Lo que hacen los astrólogos es literalmente cons-siderare, estudiar los astros.

Desastre (viene de disastre), literalmente significa “la separación de las estrellas”, o la “destrucción de astros”. Se refiere a un hecho catastrófico irreversible que tiene consecuencias terribles para los que viven en la Tierra.

Orientar (de oriens y orientis), buscar el oriente, el este, el ascendente en el mundo. El ascendente es tan importante que el oriente o buscar el oriente es sinónimo de estar ubicado, de tener dirección. Desorientarse es perder la ubicación, perder la dirección, perder el ascendente. Oriente proviene del verbo oriri (nacer), puesto que allí “nace” el sol cada mañana.

Ascender (de ascendere), “subir a un sitio alto”. Esto es lo que hacen los planetas y los signos todos los días en el oriente. Aquello que asciende gana poder, vida, prestigio. Aquello que desciende pierde poder, llega al fin de su tiempo, muere simbólicamente.

Venéreo (de venereus), “de Venus”, “producido por Venus” o relativo a Venus (el placer sexual). Actualmente se usa para referirse a las enfermedades de transmisión sexual.

Marcial (de martialis), “de Marte”, “caracterizado por Marte”. Se utiliza como adjetivo para referirse a las milicias, los guerreros y la guerra.

Jovial (de iovalis, es decir, perteneciente a Iovis: Júpiter), “caracterizado por Júpiter”. Se utiliza para referirse a aquello que es juvenil, entusiasta, carismático, chispeante.

Lunático (de lunaticus), “de la luna” o “relacionado a las fases de la luna”. Como la luna es cambiante y no-racional, esta palabra se comenzó a usar para referirse a los locos y las personas que tienen un toque de locura.

Y por supuesto también están los nombres de los días de la semana:

Lunes viene de Lunae dies, el día de la Luna.
Martes viene de Martis dies, el día de Marte.
Miércoles viene de Mercurii dies, el día de Mercurio.
Jueves viene de Jovis Dies, el día de Júpiter.
Viernes viene de Veneris dies, el día de Venus.

Sábado viene de sabbatum, día de reposo, porque hace siglos era el último día de la semana. Pero en idiomas anglosajones significa Día de Saturno como en el inglés saturday que proviene de Saturn Day (Día de Saturno). También en latín este día se llamó Saturni dies, día de Saturno.

Domingo viene de dies Dominicus, que significa día del Señor, pero en la antigua roma se llamaba diessolis, día del sol. Esto quedó en las palabras anglosajonas como sunday (en inglés literalmente “día del sol”).

¿Conocen algunas otras?

___________________________________________

Mi amigo Paris en Astrólogos del Mundo añadió las siguientes:

DRAE. Saturnino (de Saturno): Dicho de una persona: Triste y taciturna.

DRAE. Apolíneo: Que posee las cualidades de serenidad y elegante equilibrio atribuidas a Apolo, en contraposición a dionisíaco. Dicho de un hombre: Que posee gran perfección corporal.

DRAE. Estrella (Del lat. stella.). Sino, hado, destino. Ha nacido con buena estrella. Mi estrella me condujo allí.

Aclaro que Apolo es la versión romanizada del dios Helios (Sol). También la idea de celebrar los aniversarios tiene que ver con la revolución solar: algo que sigue presente en nuestros días.

Y también encontré la siguiente:

Sino, que proviene del latín signum. Signum significa “aquello que se sigue” y también “constelación” (signos del zodiaco). Esta información la obtuve de esta etimología, en la cual la autora afirma:

Y como resulta que desde la antigüedad se practicaban horóscopos a las personas y mucha gente creía que la constelación bajo cuya influencia había nacido, marcaba su destino, pues ese era “su sino” (su signo).

Interesante, ¿verdad?

Otras tres que usamos mucho…

Retrógrado. De retro-gradi (pisar hacia atrás). En el latín del siglo XIV significaba algo “que va hacia atrás”, “que retrocede”. Se refiere al movimiento retrógrado de los planetas en el cielo. (Ya sabemos que no había diferencia entre astronomía y astrología en ese tiempo, así que no tiene sentido decir que la palabra proviene de la astronomía y no de la astrología.) A partir de 1530 comenzó a usarse como se usa hoy en el habla común, con el significado de “ir hacia atrás”, “retroceder”, ya referido a cualquier cosa y no exclusivamente a los planetas.

Revolución. Puede provenir de revolutum (dar vueltas) o de revolutio (dar otra vuelta). Al igual que el término anterior, éste se refería en principio al movimiento de los planetas (incluido el Sol y la Luna), que siempre vuelen (a un punto de origen) para dar la misma vuelta, en el cielo (se puede decir: “los planetas revolucionan en el cielo”). La palabra luego adquirió los significados políticos y sociales que posee en la actualidad.

Plutocracia. Literalmente: el gobierno (-cracia) de los ricos (plutos), o el poder de los ricos. Este término proviene de la mitología griega, en la cual Pluto era el dios de los ricos. La palabra es tan antigua que ya aparece en los siglos V-IV antes de Cristo. Es curioso que este término no provenga de la astrología clásica (ante-uraniana, la astrología anterior al siglo XVIII) puesto que el planeta Plutón era totalmente desconocido para esa astrología, pero para la astrología moderna occidental (post-uraniana, posterior al siglo XVIII) sí hay una relación. La plutocracia al igual que el ploutos (riqueza, prosperidad) de Homero y de Hesíodo se relacionan en esta astrología con el planeta Plutón.

Anuncios

Estudio tipográfico: creando una tipografía para el idioma páli romanizado: tipografía Magadha

Desde hace un tiempo vengo haciendo esto en un cuaderno. El idioma páli (idioma de las escrituras del Theravada, Buddhismo de los Antiguos) no tiene alfabeto propio: en cada país en que se utiliza la gente lo adapta a su propio alfabeto o idioma. Aquí en Occidente se escribe una versión romanizada del páli, con signos diacríticos o con puntos. Lo que he querido lograr con este estudio gráfico es generar una tipografía (basada en nuestro alfabeto romano) que se asemeje un poco a los idiomas que en el sur de Asia se han usado durante siglos para escribir en páli. Esta nueva tipografía quiero que se llame Magadha. Pero explicaré primero cuál es el problema de los diacríticos en el idioma páli romanizado.

Las letras del alfabeto romano que se usan en el páli con diacríticos generalmente se escriben así:

problems

Un ejemplo de texto escrito con este alfabeto se ve así:

pana+itihi

Ahora, escribir eso con nuestros teclados generalmente es imposible. En la mayoría de los casos, el texto será escrito sin diacríticos de ningún tipo y se verá así:

panatipata veramni sikkha-padam samadiyami. ithihidam ayasmato kondannassa, anna-kondannot´veva namam, ahositi.

Lo cual borra una gran parte de la fonética del idioma páli. Una de las soluciones es poner, por lo menos, el diacrítico de la ñ y la tilde sobre las vocales largas. Esto mejora un poco la situación:

pánátipátá veramaní sikkhá-padam samádiyámi. ithihidam áyasmato kondaññassa, añña-kondaññot´veva námam, ahosíti.

Pero aún así no se distingue la n de la n con el punto inferior, ni las otras consonantes que tienen un punto superior o inferior. El método Velthuis recurre a un punto delante de las consonantes (para indicar que la consonante tiene un diacrítico) y a escribir dos veces la misma vocal (para indicar las vocales que llevan el macron). Con esa solución el ejemplo se ve así:

paa.naatipaataa verama.nii sikkhaa-pada.m samaadiyaami. Ithihida.m aayasmato ko.n.daññassa, añña-ko.n.daññot´veva naama.m, ahosiiti.

Hay otros métodos para solucionar el problema pero creo que con estos ejemplos ya se entiende de qué se trata. Teniendo esto en mente, diseñar una tipografía artística romanizada para el páli debe considerar no dejar a un lado los diacríticos, al mismo tiempo que debe ser diseñada de una manera que los mismos elementos morfológicos de las letras no choquen con los diacríticos.

Estudio gráfico_tipografía Magadha1.

En esta primera imagen hay varios intentos o aproximaciones, comenzando desde arriba (burbuja en rojo) hasta llegar a la última abajo (burbuja en azul). Las distintas versiones que he ido creando no funcionan en la práctica cuando la escribimos con los diacríticos necesarios para reflejar la fonética del idioma páli. Por eso hay muchos intentos o pruebas. Las versiones que no funcionan bien con los diacríticos van quedando atrás.

En la burbuja roja escribí: arahanta, satthá, sammásambuddha, sugata.

En la siguiente burbuja: vijjacaranasampanno, bhavantago, lokavidú.

En la burbuja amarilla: purisadammasárathi, mettábhávaná, maranánussati, sundaram thánam gatattá, dhammapada.

En la burbuja verde: dhammavicaya, viriya, sati, piti, passaddhi, samadhi, upekkha, kamaccanda.

En la burbuja azul: purisadammasárathimettábhávaná, maranánussati, sundaram thánam gatattá, dhammapada, viriya, dhammavicaya, sati, piti.

De estas pruebas las que mejor funcionan son las tres de abajo (la azul es mi favorita de este grupo).

La n y la m son otro problema. Está la n y la m normales (iguales a las españolas n y m), pero también hay una n y m con punto. Ambas n y m con punto se pronuncian como la secuencia [ng]. La n con diacrítico que se pronuncia [ng] se encuentra siempre dentro de la palabra (es decir, nunca al comienzo ni al final de palabra). La m con diacrítico que también se pronuncia como [ng] se encuentra sólo como final de palabra. Arriba en la burbuja azul hay una oración con tales palabras: sundaram thánam gatattá. Esa m al final de palabra se pronuncia como ng. En la burbuja azul diferencio esta m de la m normal con un rabito final que se curva hacia la izquierda. En la burbuja naranja puse un punto superior en la n [ng] en la palabra vijjacaranasampanno. En general ninguna de estas formas funcionó porque las partes de las letras chocan con los diacríticos en alguna que otra palabra. La solución en la burbuja azul es la que menos problemas presentó en este respecto.

Estudio gráfico_tipografía Magadha2.

Con esta segunda prueba los elementos de las letras no interfieren con los diacríticos de las vocales, el punto de la n ([ng] dentro de palabra) y la m final del acusativo ([ng] de final de palabra) funcionan mejor con estas versiones. Pero aún no me decido por una versión definitiva. La versión de la burbuja roja me gusta mucho: es grande y llamativa. Pero la versión en la burbuja amarilla también me gusta.

En la burbuja roja el punto de la i es una línea oblicua larga y la m final (ng) tiene el mismo rabito curvo que en las primeras pruebas que hice.

En la burbuja roja escribí: Buddham saranam gacchámi. Dhammam saranam gacchpami. Sangham saranam gacchámi. Dutiyampi. Tatiyampi. Pánátipáti veramaní sikkhápadam samádiyámi. Adinnádáná veramaní sikkhápadam samádiyámi.

En la burbuja amarilla escribí: Pánátipáti veramani sikkhápadam samádiyámi. Adinnádáná veramaní sikkhápadam samádiyámi. Buddham saranam gacchámi. Dhammam saranam gacchámi. Magadha.

Ésta última prueba es la que menos problemas tiene con los diacríticos. Pero hay que escribir más líneas y oraciones para ponerla a prueba. He aquí algunos ejemplos de páli escrito en distintos alfabetos del sur asiático:

5 copy.jpg

manuscdript2

L0026547 Burmese-Pali Manuscript.