Paccekabuddha

El término pali pacceka (se pronuncia “pacheca”) significa “individualmente, aparte, cada uno”. Un Paccekabuddha es un Buddha que se ilumina por su cuenta, igual que cualquier otro Buddha y que permanece apartado de la vida mundana, igual que cualquier otro Buddha. Lo que el término Paccekabuddha quiere transmitir además es que son Buddhas solitarios, Buddhas que no se dedican a enseñar el Dhamma como lo hizo Buddha Gotama, nuestro Maestro.

Si se fijan en la historia de la iluminación del Buddha Gotama notarán que, después de alcanzar el Despertar, el Bienaventurado no tuvo ningún impulso inicial de enseñar el Dhamma a otras personas. Es decir, su impulso inicial fue permanecer como un Buddha apartado, un Paccekabuddha. De esto se infiere, y de los discursos del Buddha, que muchas personas a lo largo de las eras alcanzan el Despertar y el Nibbána por su cuenta pero no lo dicen, no lo enseñan. Se mantienen solitarios como mendigos, viviendo en el bosque, en las montañas, en celibato, sin posesiones materiales. Igual que los Buddhas. Entonces en principio no hay ninguna diferencia de calidad entre unos y otros.

Amigos, una persona que vive atada al mundo, con familia e hijos, con posesiones materiales, y que les diga que es un Paccekabuddha… Lo más probable es que eso sea mentira. No sólo porque un Paccekabuddha es un ser igual de extraordiario que un Buddha sino porque los Paccekabuddhas alcanzan la iluminación sin haber aprendido o leído nada sobre el Dhamma. No es que en una vida determinada leíste libros sobre Buddhismo o leíste en Internet sobre Buddhismo y de repente llegaste a la conclusión de que eres un Paccekabuddha. Los Paccekabuddhas descubren el Dhamma por sí mismos, sin recibir una enseñanza exterior. Los Paccekabuddhas además son mendigos igual que todos los Buddhas. Persona que viven sin posesiones. Un Paccekabuddha jamás se metería en redes sociales a comentar las publicaciones de los demás. Un Paccekabuddha jamás tendría un blog para enseñar el “verdadero” Dhamma. Los Paccekabuddhas viven apartados de la sociedad y no se dedican a enseñar el Dhamma. Esto está tan claro como el agua clara.

El Buddha Gotama menciona quinientos Paccekabuddhas que en tiempos distintos vivieron en una montaña llamada Isigili. El Maestro explica a los monjes que las personas del lugar notaban que los Paccekabuddhas se volvían invisibles al entrar en la montana y que por eso la montaña llegó a llamarse Isigili. Este discurso* parece tener como motivo explicar el toponímico de la montaña y es un largo poema que en pali tiene rima y métrica. Aquí el Buddha se refiere a quinientos Paccekabuddhas que vivieron en las montañas (no todos al mismo tiempo, se infiere) y menciona por sus nombres a noventa y siete de esos Paccekabuddhas:

Isigili Sutta: El Discurso en Isigili
(traducido del pali por Piyadassi Thera)

Así he oído:

En una ocasión el Bienaventurado estaba viviendo en la montaña Isigili cerca de Rajagaha. Entonces se dirigió a los monjes diciendo: “Oh monjes.” “Bhante (Venerable Señor),” respondieron aquellos monjes en asentimiento al Bienaventurado. Allí él les habló así:

“¿Ven, monjes, esta montaña Vebhara?”

“Sí, bhante.”

“Hubo otro nombre, monjes, para esta montaña Vebhara, otra designación. ¿Ven, monjes, esta montaña Pandava?”

“Sí, bhante.”

“Hubo otro nombre, monjes, para esta montaña Pandava, otra designación. ¿Ven, monjes, esta montaña Vepulla?”

“Sí, bhante.”

“Hubo otro nombre, monjes, para esta montaña Vepulla, otra designación. ¿Ven, monjes, esta montaña Gijjhakuta?”

“Sí, bhante.”

“Hubo otro nombre, monjes, para esta montaña Gijjhakuta, otra designación. ¿Ven, monjes, esta montaña Isigili?”

“Sí, bhante.”

“Este ha sido el propio nombre, monjes, la propia designación para esta montaña Isigili. En el pasado, monjes, quinientos paccekabuddhas vivieron por un largo tiempo en esta montaña Isigili. Mientras estaban entrando en la montaña eran visibles, pero cuando hubieron entrado, eran invisibles. La gente al ver esto dijeron: ‘Esta montaña se traga a estos videntes (isigilati)’; así el nombre Isigili vino a existencia.

“Os diré, monjes, el nombre de los paccekabuddhas. Os revelaré, monjes, los nombres de los paccekabuddhas. Escuchad, prestad mucha atención, hablaré.”

“Sí, bhante,” respondieron los monjes.

El Bienaventurado dijo:

“Arittha, monjes, fue un paccekabuddha que vivió por un largo tiempo en esta montaña Isigili, Uparittha… Tagarasikhi… Yasassi… Sudassana… Piyadassi… Gandhara… Pindola… Upasabha… Nitha… Tatha… Sutava… Bhavitatta, monjes, fue un paccekabuddha que vivió por un largo tiempo en esta montaña Isigili.

“Los nombres de estos seres supremos que están libres de pesar y de placer, que han superado sus pasiones, y que han alcanzado individualmente la iluminación, nobles entre los hombres. Los hago conocer. Escudhadme:

“Arittha, Uparittha, Tagarasikhi, Yasassi, Sudassana, Piyadassi el iluminado. Gandhara, Pindola and Upasabha, Nitha, Tatha, Sutava, Bhavitatta.

“Sumbha, Subha, Methula, Atthama, y después Megha, Anigha, Sudatha son paccekabuddhas cuyo deseo por el devenir (renacer) está destruido. Hingu y Hinga de gran poder.

“Los dos sabios Jali y Atthaka, después Kosala, el iluminado, después Subahu, Upanemisa, Nemisa, Santacitta, Sacca, Tatha, Viraja, y Pandita.

“Kala, Upakala, Vijita y Jita, Anga y Panga y Gutijjita. Passi eliminó las impurezas, la raíz del sufrimiento. Aparajita, conquistador del poder de Mara.

“Sattha, Pavatta, Sarabhanga, Lomahamsa, Uccangamaya, Asita, Anasava. Manomaya y Bandhuma, los destructores del orgullo; Tadadhimutta, Vimala, y Ketuma.

“Ketumbaraga y Matanga, Ariya. Después Accuta y Accutagamabyamaka. Sumangala, Dabbila, Suppatitthita, Asayha, Khemabhirata, y Sorata.

“Durannaya, Sangha, y Uccaya, y después el sabio Sayha de sublime energía. Ananda, Nanda, Upananda, los doce paccekabuddhas, Bharadvaja portando su último cuerpo.

“Bodhi, Mahanama, y después Uttara; Kesi, Sikhi, Sundara, y Bharadvaja. Tissa, Upatissa, Upasidari, el destructor de los lazos del devenir, y Sidari, el destructor del deseo vehemente.

“Mangala fue el paccekabuddha libre de lujuria, Usabha quien cortó la enrevesada raíz del sufrimiento. Upanita quien alcanzó el estado de calma (Nibbána), Uposatha, Sundara, y Saccanama.

“Jeta, Jayanta, Paduma, y Uppala; Padumuttara, Rakkhita, y Pabbata. Manatthaddha, Sobhita, Vataraga, y el paccekabuddha Kanha bien liberado en mente.

“Estos y otros son paccekabuddhas de gran poder cuyos deseos por el devenir (renacer) están destruidos. Saludad a estos grandes sabios de inconmensurable virtud que han ido más allá del apego y lograron el Parinibbana.”

Isigili Sutta. Majjhima Nikáya 116.

 

En los Comentarios del Dhammapada hay varias historias sobre Paccekabuddhas. Por ejemplo, la historia del comentario al verso 72**:

La historia de Satthikuta-peta

Mientras residía en el Monasterio Veluvana, el Buddha pronunció este verso con referencia a un fantasma-serpiente llamado Satthikuta.

En Benarés alguna vez vivió un lisiado que era experto en lanzar piedras con liga. Solía sentarse a las puertas de la ciudad, bajo cierto árbol banyan, lanzando piedras y cortando con ellas las hojas del árbol. Los muchachos de la ciudad le decían: “Haz un elefante para nosotros, haz un caballo para nosotros”, y él haría, cortando las hojas con las piedras lanzadas a ellas, la forma de cualquier animal que le pidieran. Como recompensa recibía comida tanto dura como suave. Un día, cuando el rey iba en camino a su jardín de placer, llegó al lugar donde estaba el lisiado. Los muchachos corrieron, dejando al lisiado a la sombra del árbol. Ahora, era mediodía cuando el rey se detuvo en ese lugar y se acercó a las raíces del árbol, y su cuerpo estuvo cubierto con la sombra del mismo.

“¿Qué significa esto?”, dijo el rey, mirando hacia arriba. Viendo hojas cortadas con la forma de elefantes y caballos, preguntó: “¿De quién es esta obra?” Siendo informado que era la obra del lisiado, le mandó a buscar. Feliz con el servicio del lisiado el rey le obsequió los ocho regalos y cuatro grandes aldeas como posesión, ubicadas al norte, este, sur y oeste de la ciudad.

Ahora, un hombre, observando la prosperidad mundana adquirida por el lisiado, pensó para sí mismo: “Este hombre, nacido con discapacidad, ha ganado una gran prosperidad con su arte. Yo también debería aprender este arte.” Y así lo aprendió.

Ahora, en esa época un Buddha solitario llamado Sunetta vivía en un refugio hecho de hojas y hierba cerca de la ciudad. Cuando el hombre que había aprendido la habilidad de lanzar piedras lo vio entrar en la ciudad por la puerta con el propósito de recibir limosnas, pensó para sí mismo: “Este hombre no tiene madre ni padre. Si lo golpeo con una piedra, no tendré que rendir cuentas a nadie; probaré mi habilidad golpeándolo.” Así, apuntando una piedra hacia la oreja derecha del Buddha solitario, lanzó el tiro. La piedra entró por el oído derecho del Buddha solitario y salió por el oído izquierdo. El Buddha solitario sufrió un inmenso dolor, imposibilitado de seguir con su ronda de limosnas, y volviendo a su refugio de hojas volando a través del aire, desapareció en el Nibbána.

La gente dijo: “Este hombre malvado dice que él golpeó al Buddha solitario. ¡Atrápenlo!” Y allí mismo lo golpearon hasta matarlo. Renació en el Infierno Avici. Hasta que esta gran tierra se elevara una legua, durante todo ese tiempo el hombre malvado sufrió tormento. Después, debido a que el fruto de su mala acción no estaba agotado todavía, renació en la cima del Pico Buitre como un fantasma con forma de serpiente.

___________________

* Mi versión en castellano de la versión inglesa de Piyadassi Thera publicada en Access to Insight:

©1999 Buddhist Publication Society. “Isigili Sutta: The Discourse at Isigili” (MN 116), traducido desde el Pali por Piyadassi Thera. Access to Insight (Legacy Edition), 30 de noviembre de 2013, http://www.accesstoinsight.org/tipitaka/mn/mn.116.piya.html .

** Mi versión en castellano de la versión inglesa del Ven. Weragoda Sarada Maha Thero publicada en Treasury of Truth: The Illustrated Dhammapada.

___________________________________________

En la lista de referencias del Canon Pali he publicado la mayoría de las fuentes canónicas de las cuales he citado fragmentos de los suttas, en los cuales baso la mayoría de las afirmaciones o explicaciones sobre el Dhamma en este blog (abrirá en otra ventana):

> Referencias del Canon Pali.

Buddhismo Theravada para principiantes en una sola página (abrirá en otra ventana):

> Buddhismo Theravada para principiantes.

Libros sobre Buddhismo y meditación para leer en línea o descargar en PDF:

El brillo de la vida.     El conocer sucede ahora.     Las cuatro nobles verdades.

La clave de la liberación.    Manteniendo presente la respiración.

El hombre que se llamaba a sí mismo Tathágata.      No Ajahn Chah.

Estrategia Noble.       En las palabras del Buddha.       Dhammapada.

Con cada respiración.         Cómo meditar.       La fortaleza interior.

Bases de la moral buddhista.       Buddhismo en pocas palabras.

Buena pregunta, buena respuesta.

Para leer en línea (catálogo de librosbudistas.com)