La reacción correcta contra el terrorismo yihadista y el argumento que invalida la yihad

Hace unos días leí una noticias sobre las reacciones en Inglaterra a los atentados terroristas ocurridos allí en los pasados meses. Las reacciones en las redes sociales fueron de burlas contra el EI. Amigos, esa no es la reacción correcta contra el yihadismo. Mientras más se burlen los occidentales de este asunto y del Islam, le estarán dando combustible a los yihadistas para mantenerse en su guerra y continuar.

Hace varios meses, después del atentado contra Charlie Hebdo (en ese momento yo estaba en contacto con personas en Francia y de otras partes del mundo por medio del esperanto), intenté convencer a algunos ciudadanos europeos de que burlarse del Islam no es la manera correcta de ejercer la libertad de expresión. Todos tenemos (o por lo menos la mayoría de las personas) algo sagrado en la vida y cuando otras personas se burlan de ese “algo” sagrado para nosotros, es natural sentir rabia, desprecio, incluso odio y ganas de vengarse. Es muy noble y muy evolucionada la persona que recibe burlas y críticas groseras sobre su religión y no reacciona con pensamientos de odio, de rabia, de desprecio y de deseos de venganza. Pero esas personas son en realidad una minoría. Entonces, cuando ciertos grupos en países occidentales se burlan de la religión de millones de personas, eso es combustible para la rabia, el desprecio, el odio y el deseo de venganza en una gran parte de esa comunidad religiosa.

¿Por qué gran parte del mundo musulmán no reacciona en masa contra el yihadismo? Una de las razones es que el mundo musulmán sabe que durante décadas ciertas personas en Occidente se han estado burlando de su religión, de su cultura. Y entonces el musulmán promedio piensa: si los occidentales no valoran mi religión, mi cultura, ¿por qué habría yo de defender su noción de libertad de expresión y de credo si ellos utilizan esas misma noción para pisotear mi religión y mi cultura? Occidente necesita ganarse el aprecio del mundo musulmán y Occidente no logrará eso hasta que sus ciudadanos no comprendan que la libertad de expresión es para expresar opiniones de manera educada y civilizada, no para burlarse y pisotear aquello que es sagrado para otras culturas.

Cuando escribí estas ideas en 2015 las personas que me leyeron reaccionaron de manera negativa criticando mi opinión. En ningún momento justifiqué (ni lo justifico ahora) el terrorismo ni la yihad en Francia o en Europa. El terrorismo y la yihad son cosas terribles que debe terminarse. Pero tampoco debemos aferrarnos a una visión de blanco-negro que distorsiona las cosas y añade más combustible al fuego del odio. En mi opinión, Charlie Hebdo no es totalmente inocente, ideológicamente hablando, antropológicamente hablando, si me permiten la expresión, y si de verdad creemos en la libertad de expresión, entonces las personas que piensan como yo no deberían tener que quedarse calladas para no recibir ataques de aquellos que promueven una reacción anti-musulmana en Occidente. Como escribí anteriormente, una reacción anti-musulmana desde Occidente sólo empeorará la situación, porque Occidente perderá el aprecio y la posible colaboración del único grupo social que puede poner fin al yihadismo: la comunidad musulmana misma.

inteligencia_mundo.Queremos ayudar. Queremos construir un futuro pacífico, constructivo, positivo, para todo el mundo, también para EE.UU y Europa. Hay una inteligencia que recoge datos, información, y traza planes de acción, panoramas, escenarios posibles, flujos de acciones y reacciones. Este es un tipo de inteligencia. Pero hay una inteligencia que va más allá, una meta-inteligencia, una trans-inteligencia, una hiper-inteligencia. Una inteligencia que anticipa no sólo los siguientes dos o tres pasos posibles a futuro sino una inteligencia que anticipa los siguientes diez, veinte, treinta pasos posibles del futuro. Hay una palabra antigua para llamar este tipo de meta-inteligencia: sabiduría.

El Occidente geopolítico (esto es EE.UU y Europa) ya necesita ahora planificar sus acciones, sus escenarios futuros, sus panoramas, con sabiduría. La inteligencia ya no es suficiente. La inteligencia ya no rinde los frutos deseados. Ahora hay que pensar y actuar desde la meta-inteligencia, la trans-inteligencia, la hiper-inteligencia, la sabiduría. Los organismo convencionales de inteligencia (suponiendo que ya tengan una idea de la importancia de esta meta-inteligencia de la que hablo) deben buscar la manera de convencer a los que ostentan el poder en Washington y en el Pentágono de que actúen desde una visión y plan de acción que prevea el bienestar de Occidente no sólo en los siguientes tres, cinco o diez años (porque eso es lo que parece que hacen). Deben actuar desde una visión y plan de acción que prevea el bienestar de Occidente para los próximos veinte, treinta, cincuenta, cien años. Porque los cambios que vienen, especialmente físicos-planetarios, requerirán un gran esfuerzo y consumo de recursos por parte de Occidente para sobrevivir.

No están viendo las cosas con claridad. El mundo en el que EE.UU sanciona económicamente a las naciones que se interponen en su hegemonía… ese mundo ya no existe. Ese mundo ya no funciona. Lo siento. No es porque yo lo diga. Es simplemente una cuestión de evolución de la energía y de los contactos, hacia dentro y hacia fuera de la Tierra. Esta evolución ya no se puede detener. Ningún país lo puede detener. Es algo más grande que la humanidad. El mundo en que Norteamérica o Europa manipula los mercados mundiales para obtener beneficios… ese mundo ya no existe, ya no funciona. El mundo en el que una o dos regiones imponen sus intereses y su política al resto del mundo… ese mundo ya no existe, ya no funciona. Todo lo que Occidente haga enmarcado en la estructura de ese mundo que ya no existe, que ya no funciona… todo eso causará consecuencias destructivas para el mismo Occidente.

Entonces, las preguntas importantes para Occidente son las siguientes: ¿Quiere Occidente un futuro en el que el resto del mundo se alíe contra Occidente, se vuelva anti-occidental, por decirlo de alguna manera, o quiere Occidente un futuro en el que el resto del mundo sea su colaborador, su aliado, su ayudante y amigo? ¿Quiere Europa y EE.UU un futuro en el que el resto del mundo aísle y bloquee a Occidente (como cuando un grupo de personas ata y encierra a una persona peligrosa y dañina) o quiere Europa y EE.UU un futuro en el que Occidente tenga las mismas libertades que el resto de las regiones de la Tierra? Las acciones de Occidente hoy están configurando estos futuros. Sanciona económicamente a otras naciones y serás sancionado en el futuro. Construye muros y obstáculos para el resto de las naciones y el resto de las naciones construirá muros y obstáculos para ti en el futuro.

La meta-inteligencia también es muy creativa: tiene la capacidad de imaginarse eventos futuros difíciles de imaginar. Imagina un mundo futuro donde EE.UU está sancionado, amarrado, bloqueado por el resto de las naciones de la Tierra. Ese futuro es posible hoy y EE.UU lo está construyendo. Imagina un mundo futuro donde Europa sea sancionada, amarrada, amordazada, bloqueada por el resto de las naciones de la Tierra. Ese futuro es posible hoy y Europa misma lo está construyendo. Para seguir manteniendo su poder político y económico, Europa y EE.UU debe hacer aquello que causará una situación de sanción y bloqueo permanente y planetario de parte de todas las naciones de la Tierra contra estas dos regiones. Porque dos regiones geopolíticas de la Tierra no podrán ser ni más importantes ni más poderosas que el resto de la Tierra. Eso es dos contra cinco, y en el futuro serán dos contra seis: imposible ganar. Ese mundo donde una o dos regiones geopolíticas podían dominar el mundo… ese mundo ya no existe, ya no funciona. Cualquier experto en meta-inteligencia política sabe que esto es verdad.

Volviendo al tema central de esta nota… Occidente puede exterminar físicamente al EI, claro que sí. Pero eso no acabará con la idea del yihadismo. Hay que acabar con la idea del yihadismo para que no vuelvan a brotar en el futuro otros grupos y “califatos” yihadistas. Occidente puede invadir y hacer la guerra en ciertos países para acabar con los grupos yihadistas del momento, cierto. Pero mientras Occidente no se alíe con la comunidad musulmana, la idea del yihadismo seguirá existiendo y posibilitando la aparición de nuevos grupos, nuevas amenazas globales.

La reacción correcta contra el yihadismo

La reacción correcta, adecuada, civilizada, noble, oportuna, perfecta, sin culpa, de Occidente contra el yihadismo, debe ser la súplica de que los ataques se detengan. En EE.UU y en Europa debería haber marchas y manifestaciones masivas de personas suplicando al EI que detenga los ataques: PIDIENDO POR FAVOR QUE NO SIGAN ASESINANDO PERSONAS. ¿Por qué Occidente no puede ubicarse en este nivel inicial, inocente, adecuado, de pedir algo por favor? ¿Por qué los occidentales sienten que no tienen que pedir nada, suplicar nada, rogar nada? Esto es parte del problema. Los terroristas tienen una imagen terrible de los occidentales, y las reacciones incorrectas, inhábiles, inoportunas, de los occidentales validan esa imagen. Esto debe detenerse. Los occidentales en sus reacciones al yihadismo no han mostrado un lado humano, un lado compasivo, un lado inocente, que es lo primero y lo más importante que debieron haber hecho. Los terroristas ven esto y entonces concluyen que la imagen que tienen de Occidente es cierta. Así Occidente mismo da más alimento a la visión yihadista para que continúe y se vuelva más fuerte.

Los terroristas también son personas. Tienen cerebro, tienen corazón. Si Occidente los trata como monstruos, se comportarán como monstruos. Occidente aún no ha producido la respuesta masiva correcta contra el terrorismo. Occidente no ha dicho de manera clara, pacífica e inocente, lo que cualquier persona inocente debe decir ante el terrorismo :

Por favor, no sigan asesinando personas.
Todos somos miembros de la misma humanidad.
Somos personas. Tenemos derecho a la vida.
Igual que ustedes.
Les rogamos por favor que se detengan.

Si tienen miedo de hacer esto en las calles, háganlo en la televisión, en la redes sociales, en los periódicos, en la Internet… Ahora hay tantos espacios donde comunicar un mensaje. Ya ni siquiera es necesario salir a las calles. Amigos, estoy completamente seguro de que muchos de aquellos que están a punto de convertirse a la yihad en Europa y en EE.UU dejarán de hacerlo, decidirán no hacerlo, si ven este lado humano, compasivo, inocente, impotente de los ciudadanos en Europa y EE.UU. Sé que no es la costumbre de los ciudadanos de Europa y EE.UU sentirse impotentes, porque durante mucho tiempo han vivido en la potencia. Pero ya es hora de que dejen ese sentido de potencia atrás, porque ese sentido está alimentando las causas destructivas en el resto del mundo.

Quizás algunos grupos yihadistas reduzcan su violencia y su odio contra Occidente si observan que los ciudadanos occidentales piden por favor que esto se detenga. Quizás no lo hagan. Pero Occidente debe quedar libre de culpa. Occidente debe hacer lo que le corresponde hacer, aunque eso no dé resultados a corto plazo. Quizás los efectos de esta idea se vuelvan tangibles sólo a largo plazo, pero serán duraderos y Occidente podrá decir, sin que sea mentira, que mostró su lado humano, su lado compasivo, su lado inocente, impotente. Amigos, esto es necesario, esto es imperativo, esto es lo que falta, esto es lo que no se ha hecho y debe hacerse.

Argumentos internos

Pedir ayuda a la comunidad musulmana es la otra cosa que Occidente no ha hecho y que debió haber hecho, hace mucho tiempo. No sólo para recoger información e “inteligencia” para atrapar terroristas. Eso sólo es uno o dos pasos adelante. Occidente necesita la colaboración, la hermandad, el compañerismo, la alianza de la comunidad musulmana internacional para detener el yihadismo globalizado. Si esto no se hace, el yihadismo globalizado seguirá existiendo y regenerándose en varias partes de la Tierra. Pero Occidente debe pedir esta ayuda no como alguien superior que va a dar órdenes a las comunidades musulmanas sino como alguien inferior e impotente que necesita ayuda. Esta es la otra cosa que Occidente no ha hecho y por lo cual ha empeorado los problemas. Sabemos que es difícil para Occidente asumir la actitud de alguien inferior e impotente que necesita ayuda porque es una región de la Tierra que está acostumbrada al poder y a dar órdenes. Como ya expresé más arriba: esto tiene que cambiar si Occidente quiere realmente tener la colaboración y la simpatía del resto del planeta, y si realmente quiere la colaboración de la comunidad musulmana. Este es el nuevo mundo, este es el mundo que existe ahora y seguirá existiendo de ahora en adelante, el mundo que funciona ahora y seguirá funcionando así de ahora en adelante.

Hemos encontrado algunas ideas en el Corán que invalidan la visión de la yihad. Nosotros no podemos convencer a los yihadistas porque nosotros no somos musulmanes. Sólo los musulmanes, que afortunadamente en su mayoría son ciudadanos pacíficos y civilizados, pueden convencer a los yihadistas de que la yihad no es válida. Los ciudadanos occidentales no-mulsulmanes tampoco podrán hacer esto porque hablar de una religión A perteneciendo a una religión B, nunca da buenos resultados. Sólo los ciudadanos occidentales musulmanes y los ciudadanos musulmanes del resto del mundo podrán hacer esta tarea. Y aquí esta otra vez Occidente necesitando la ayuda de otras regiones de la Tierra, una ayuda cuya importancia y necesidad Occidente no ha visto y comprendido.

religion.El Corán dice que cuando uno asesina a un hermano, uno está asesinando a toda la humanidad. Todos somos hermanos dentro de la misma humanidad, independientemente de nuestra fe o credo. He leído páginas del Islam que adhieren a esta doctrina e interpretan la palabra “hermano” en su sentido más amplio de ser humano. Hay otras nociones en el Corán que invalidan la yihad. El texto dice, por ejemplo, que sólo Alá puede juzgar a los hombres. Alá es un dios de misericordia y el día del juicio le pertenece sólo a él. La mayoría de la comunidad musulmana adhiere a esta doctrina y por eso no adhieren a la idea de la yihad. He aquí el potencial ideológico, en el mismo Corán y en el Islam, que puede hacer que muchos yihadistas potenciales dejen de serlo. Las armas destruyen a las personas, no a las ideas. La yihad es una idea y sólo puede ser destruida con otras ideas, no con armas.

Otra idea anti-yihad que he encontrado en el Islam es la siguiente. Islam significa sumisión a Dios. Las personas deben convertirse al Islam voluntariamente. Si no se convierten voluntariamente, no es realmente una conversión. Esto es porque Alá reconoce el libre albedrío de los seres humanos y necesita que los seres humanos decidan voluntariamente entre el camino de la luz y el camino de la oscuridad. Los yihadistas no comprenden que al utilizar el terror para hacer que los capturados se conviertan, en realidad no están produciendo conversiones válidas, voluntarias. Si obligas con un arma, o asesinando a sus familiares, a una persona a convertirse al Islam, si la persona se convierte lo hace sólo porque está siendo obligada, no porque realmente lo quiere. No es una conversión voluntaria y por lo tanto no es válida ante los ojos de Alá. Es como cuando un grupo de personas torturan durante horas a otra persona: al final la persona torturada dirá lo que sea que le pidan que diga, no porque sea verdad sino sólo porque necesita que la tortura se detenga. Así, todas las conversiones (que además han sido muy pocas, lo cual también evidencia la casi inexistente eficacia de la yihad para lograr conversiones al Islam) que los yihadistas han logrado por medio del terror no son legítimas porque no fueron realmente voluntarias.

Si los jóvenes en Europa y EE.UU que son potenciales yihadistas entendieran esto, dejarían de creer en la idea de la yihad. Y si la comunidad musulmana utilizara estas ideas en masa para educar a sus propios creyentes, la idea de la yihad se iría extinguiendo lentamente pero con seguridad.

Destruir las causas del terrorismo yihadista

En este momento, apreciados lectores, hay varias guerras en el mundo. Por ejemplo, la guerra en Siria. Pero también hay una guerra como no se había dado antes. Es una guerra global de los movimientos yihadistas (interpretación extremista y no-pacífica del Islam) en contra de Occidente y la respuesta armada de Occidente en contra de tales grupos. Es una guerra que se extiende por varios países, por varios frentes y que bien podría ser lo que inicie una Tercera Guerra Mundial. De hecho, en los últimos años han muerto más personas por el terrorismo yihadista, en Europa y EE.UU y por los contra-ataques occidentales que por cualquier misil lanzado por Corea del Norte o cualquier arma de destrucción masiva que pudiera tener Irán.

Creo que Occidente (EE.UU y Europa) ya se están dando cuenta que satanizar el Islam y presentarlo como la “religión del terror” no es la solución para acabar con el terrorismo yihadista. Espero que ya se estén dando cuenta. Una guerra ideológico-cultural general contra el Islam no ha funcionado ni en Francia, ni en Alemania, ni en Inglaterra, ni en España ni en EE.UU. Ni funcionará. Ojalá Occidente comprenda esto.

La solución para acabar con las causas del terrorismo yihadista de hecho se encuentran en el Islam mismo. La comunidad musulmana en el mundo, en su mayoría, es una comunidad pacífica y civilizada que no adhiere a la interpretación extremista del yihadismo. Esta es la verdad. El terrorismo yihadista no es algo intrínseco en el Islam o en la comunidad musulmana internacional puesto que, si lo fuera, toda la comunidad musulmana sería yihadista. Y eso no ocurre.

Occidente tiene que entender que trabajar en alianza con los musulmanes civilizados y pacíficos es la única manera de reducir las filas del yihadismo. Por cada bomba y guerra y contra-ataque que Occidente lleve a cabo para detener a los yihadistas, será un estímulo que hará crecer el movimiento en el futuro. Porque lo que ellos quieren precisamente es hacerse mártires de una causa. Necesitan un enemigo que los glorifique, que los lleve a la gloria, y Occidente está haciendo precisamente eso cada vez que ataca a los yihadistas con bombas y armas. Esa no es la solución a largo plazo.

El Islam está basado en un libro que se escribió hace varios siglos. Los musulmanes civilizados y pacíficos, que afortunadamente son la mayoría en el mundo islámico, entienden que no pueden seguir su libro sagrado al pie de la letra o de manera extrema porque, por muy sagrado que sea y por muchas verdades que pueda contener para ellos, es una cosa escrita por hombres, y los hombres no son infalibles. Aunque son firmes en su fe y defienden su religión de manera pacífica, en el fondo de sus mentes pueden entender y aceptar descripciones filológicas sobre el Corán como ésta:

Básicamente, el Corán carece de una estructura central, frecuentemente es oscuro e inconsecuente tanto en lengua como en contenido; es superficial en su concatenación de materiales dispersos y muy dado a la repetición de pasajes enteros en versiones que presentan variantes. Partiendo de todo esto, se puede argumentar plausiblemente que el libro es el producto de la edición imperfecta y morosa de materiales provenientes de una pluralidad de tradiciones. Crone y Cook (1977, p. 18)

Así, la mayoría de musulmanes en el mundo buscan más bien las partes del Corán que exaltan el espíritu humano y que tienden a la civilización y la paz entre los hombres. Si Occidente trabajase en conjunto con los clérigos musulmanes y con la comunidad musulmana en general (en vez de rechazarlos y satanizarlos) para fortalecer la interpretación civilizada y pacífica del Corán en el mundo, lograrían que sea la misma comunidad islámica la que convenza y aísle a los yihadistas. Y con el tiempo los yihadistas comprenderían que su interpretación del Corán no es la más elevada.

En la historia del reciente atentado en Manchester se supo que el padre del joven terrorista vio con anticipación que el muchacho estaba tomando un camino de radicalización. La familia de este muchacho hizo lo posible para sacarlo de ese camino, para que no terminase convirtiéndose en yihadista. Pero este muchacho tomó su pasaporte y escapó del cuidado de su familia. Así fue como terminó convirtiéndose en un radical. He aquí el ejemplo de cómo una familia musulmana trató de impedir que un creyente se radicalizara. Si Occidente trabajara en conjunto, amistosamente, con las familias musulmanas, y con los clérigos en las mezquitas, no sólo podrían obtener mucha información sobre los jóvenes que pueden ser radicales en potencia sino que además podrían ayudar a esas familias y clérigos a desmontar los tentáculos de reclutamiento del yihadismo en Europa y en EE.UU.

National_Park_Service_9-11_Statue_of_Liberty_and_WTC_fire

Una interpretación civilizada y pacífica del Corán

No soy experto en el Corán, pero he encontrando un montón de citas que demuestran que la interpretación radical yihadista es errónea, incluso desde el punto de vista de la escritura. Sí, es cierto que los versos que los yihadistas utilizan para validar la interpretación radical están en el Corán, pero también es cierto que hay muchos versos en el Corán que contradicen esos versos utilizados por los yihadistas. Si Occidente promoviera, como lo hacen los musulmanes civilizados y pacíficos del mundo, esos otros versos que evidentemente son anti-yihadistas o contra-yihadistas, los jóvenes y adultos que están en contacto con la cultura musulmana entenderían que el yihadismo es una visión retrógrada.

Incluso el primer capítulo del Corán contiene la clave de que los yihadistas no tienen derecho a juzgar a otros seres humanos, puesto que Alá es el “soberano absoluto del Día del Juicio Final”. Así comienza el Corán:

En el nombre de Dios, el Compasivo con toda la creación, el Misericordioso con los creyentes.

Todas las alabanzas son para Dios, Señor de todo cuanto existe,

el Compasivo, el Misericordioso.

Soberano absoluto del Día del Juicio Final,

solo a Ti te adoramos y solo de Ti imploramos ayuda.

¡Guíanos por el camino recto!

El camino de los que has colmado con Tus favores, no el de los que cayeron en Tu ira ni el de los que se extraviaron.

Corán 1:1-7

Alá es Compasivo y Misericordioso con los que creen en él. Los que siguen el camino del orgullo y los que se extravían caen en su ira, pero sea como sea, la ira le pertenece a Alá, no al ser humano. El Día del Juicio Final le pertenece a él, no a los yihadistas. Y hay un montón de otras citas en las que el Corán invalida básicamente toda la doctrina yihadista. Por ejemplo:

Mostrad el perdón, gozad de la bondad, evitad la ignorancia. 7:199

La humanidad es una sola Hermandad: Haced las paces con vuestros hermanos. 49:10

Mi piedad abraza todas las cosas. 7:159

Lo que yo veo aquí es que los yihadistas traicionan estos principios, puesto que el asesinato y la guerra no son comportamientos de perdón, de bondad y de piedad.

No voltees tu mejilla a las personas con desprecio y orgullo, y no camines en la tierra altivamente; porque Dios no ama a los que actúan con orgullo y jactancia. Sé modesto en tu comportamiento y mantén baja tu voz, porque el sonido más feo es el rebuznar del burro. Luqman 31: 18-19.

La actitud del yihadista es precisamente contraria a todo lo que leemos en esta cita: el yihadista muestra desprecio y orgullo hacia aquellos que no son como él, camina con jactancia y con altivez sobre la Tierra, con orgullo, no es para nada modesto. Los gritos de guerra yihadistas y los discursos estridentes de los radicales en Afganistán y en Pakistán son feos como el rebuznar del burro.

Haced lo que es hermoso. Allah ama aquellos que hacen lo que es hermoso. Surah Baqarah 2:195.

El Corán habla de belleza porque a Alá le gustan los actos bellos. La guerra yihadista es fea en todos sus aspectos.

Y pedid el perdón de vuestro Señor y arrepentíos ante Él. En verdad mi Señor es piadoso y amoroso. 11:90.

Los que se han extraviado, los infieles, deben pedir perdón a Alá, no a sus creyentes o “defensores” humanos. Como ya hemos visto: el perdón y la misericordia, y el juicio, le pertenecen a Alá, no a los humanos. Los yihadistas básicamente están usurpando los poderes de su dios al creer que tienen el derecho de juzgar y castigar a los llamados “infieles”.

Verdaderamente Allah defiende a quienes tienen fe. Al-Hajj 22:38

Y temed el Día cuando seais traídos de vuelta a Allah. Entonces a cada alma se le pagará lo que ha ganado, y nadie será tratado injustamente. 2:281.

Quienquiera que mate a una vida inocente, es como si hubiese matado a toda la humanidad. Surat Al-Ma´idah 5:32

Esta es la religión, la ideología, y la interpretación que Occidente debe ayudar a promover en el mundo. La única manera de acabar con el yihadismo es hacerlo en el ámbito donde nace: el ámbito ideológico. Pero Occidente no podrá hacer esto si lo hace solo y si lo hace desde el punto de vista de otra religión o del ateísmo o del agnosticismo, o desde el punto de vista de su estilo de vida liberal y libertino. La verdadera guerra para acabar con el yihadismo solo es posible en el campo de las ideas, y para eso Occidente debe trabajar con la comunidad musulmana, que en su mayoría es civilizada, pacífica porque acepta y sigue las doctrinas positivas como las que vemos en las citas de arriba.

Para el resto de los occidentales: hay que corregir el rumbo de esa estrategia equivocada de satanizar el Corán o el Islam. Prohibir o rechazar o satanizar una religión mundial que tiene una comunidad civilizada y pacífica en su mayoría, no traerá más paz y tranquilidad a Occidente. Eso sólo hará que el resto del mundo vea a Occidente como un foco de intolerancia e ignorancia. Más bien hay que educar a los occidentales. Hay que enseñarles que una cosa es el Corán y otra cosa son las distintas interpretaciones que se derivan del Corán. ¿Acaso no existe también el terrorismo fundamentalista cristiano? Sí. Por mucho que la prensa occidental le reste importancia a los ataques terroristas del radicalismo cristiano, esos ataques también ocurren. No es la religión la que hace el terrorismo y la guerra, son los hombres.

> Corán.

> Yihadismo.

Conozca los nombres y las banderas de los distintos grupos terroristas islámicos que existen en el presente. Al ver una de estas banderas en un lugar, sabrá que allí se está declarando la “yihad” o “guerra sagrada” yihadista.

yihadismo_banderas.